Domingo 23 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Jose Félix Lafaurie
Patrocinado por:

Antes del secuestro del General, el país debatía las opciones de ratificación del Acuerdo con las Farc, cuando aún es incierto que se produzca, que entreguen armas y cumplan mínimos de verdad, justicia y reparación que la sociedad exigiría para refrendarles lo que el Gobierno negocia: el derecho a legitimar su delincuencia y su terrorismo y a incorporar sus postulados marxistas en el ordenamien

Su voto: Ninguno (2 votos)

En abril de 2013 el exsecretario de Gobierno Guillermo Asprilla dijo: “Somos un proyecto para transformar el país. Bogotá es el primer paso, nuestra meta es Colombia.”. Un mes después, Jaramillo, el exsecretario de Salud, añadió: “Yo estoy aquí para colaborarle a ser Presidente”. El asunto está claro.

Sin votos aún

Parece como si el espíritu de Álvaro Gómez anduviera por estos lares, no solo para urgir a la Fiscalía a declarar de lesa humanidad su magnicidio, sino para recordarnos su “acuerdo sobre lo fundamental”, necesario frente al tema de las negociaciones de La Habana.

Su voto: Ninguno (2 votos)

“Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre”, es una sentencia de las abuelas que se puede aplicar al tema sensible de la participación ciudadana, sustancial en la democracia pero, como todo, perniciosa en exceso, como se deja ver en los acuerdos con las Farc, muy particularmente en el de la Reforma Rural Integral, permeada por la “participación comunitaria” directa en todas las

Su voto: Ninguno (3 votos)

Léase: ‘temas sin acuerdo posible, dejados para el final con el fin de anunciar avances y pasar al siguiente punto, que dejará nuevas salvedades”. Un análisis del exministro Juan Camilo Restrepo da cuenta de diez pendientes solo en el primer punto negociado. Y aunque advierte que “el Gobierno no está en la obligación de aceptarlas en la fase final de las negociaciones, no será fácil”.

Su voto: Ninguno (3 votos)

¿Cómo se emprenderá la reforma rural comprometida en La Habana? Una preocupación son los recursos. Al final del documento el Gobierno se compromete vagamente a asegurar financiación, pero las Farc exigen que “lo concerniente al compromiso por parte del Gobierno de financiación ....será discutido al llegar al último punto de la agenda”. Hoy no se ven los recursos.

Su voto: Ninguno (3 votos)

Como mencioné en anterior columna, la ambivalencia del documento sobre Reforma Rural Integral le permitirá a las Farc pensar en una reforma agraria con extinción de dominio sin indemnización para los propietarios legítimos y al Gobierno “mantener” el discurso de la garantía del derecho a la propiedad privada.

Su voto: Ninguno (4 votos)

Resulta conveniente el destape de los documentos suscritos con las Farc, lo cual no modifica mi convicción sobre la ilegitimidad de las negociaciones. Aun así, desde la distancia del desacuerdo, es mejor la transparencia de lo público que la incertidumbre del secretismo, máxime cuando la negociación afecta al Estado de derecho y también la vida de los colombianos.

Su voto: Ninguno (3 votos)

“No habrá nuevos impuestos”, esculpió en piedra Juan Manuel Santos en 2010. Para la misma época, ambientando los diálogos con las Farc, afirmó que “solo los imbéciles no cambian de opinión cuando cambian las circunstancias”.

Su voto: Ninguno (4 votos)

Empecé a escribir estas líneas antes de producirse el debate que el Senador Cepeda le armó el expresidente y senador Álvaro Uribe. Las terminé una vez concluido ese montaje mediático, con la convicción de cumplir un deber moral frente a la gravedad de lo que presenciamos.

Su voto: Ninguno (4 votos)
Todos los columnistas

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones