Martes 30 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Jose Félix Lafaurie
Patrocinado por:
Domingo 17 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

La Ley, promotora de prosperidad

Autor: Jose Félix Lafaurie

Poco o nada llegó de las mesas de negociación de La Habana al Consejo Gremial. Entre tanto, las Farc con su falso ideario de “paz con justicia social para el campo” son las vedets, mientras las víctimas permanecen en la sombra. Irónico panorama. Cómo extrañamos la supremacía de la Ley y el Estado de Derecho, para llamar a los criminales a la justicia y recobrar los avances en seguridad y prosperidad. Bien lo decía un ejecutivo de Naciones Unidas: “el fortalecimiento de la Ley robustece el sistema multilateral, asegura la paz, los derechos humanos, la seguridad y el desarrollo”. Esa es la paz duradera que anhelamos.

La otra, a la que se llega con impunidad y sin la legitimidad de las instituciones, es la paz de utopías, momentánea y perecedera. La administración Uribe nos acercó a la paz robusta. La quería tanto –como el presidente Santos– pero lo hizo sin transar con terroristas, sin resquebrajar el tejido social y sin comprometer las responsabilidades jurídicas y políticas del Estado. El asunto es que los resultados de los dos caminos han sido históricamente opuestos. En esos 8 años avanzamos más que en los 30 años precedentes con procesos de paz. Las Farc quedaron desarticuladas y se combatió el hampa, mientras el bienestar y la prosperidad avanzaron.

Más aún, la presencia de las instituciones fue un “Rey Midas” para el desarrollo y para superar, en buena medida, el atraso al que nos condenaron las guerrillas –aunque hoy se vendan en el extranjero como refundadoras de la ruralidad–. De la mano de un Estado fortalecido, el PIB nacional y el agropecuario remontaron y la industria, la minería y la construcción alcanzaron crecimientos récords. Con la Seguridad Democrática el campo reverdeció y miles de productores regresaron a sus fundos, se reactivó la producción, la inversión para tecnificar los sistemas productivos y modernizar el capital social. Volvimos a soñar con un país rural, ese sí con “justicia social”.  

 Diferente de los episodios en los que cedimos porciones del Estado de Derecho. Mientras que entre 1998 y 2002 la economía creció al 0,62% en promedio anual, con la Seguridad Democrática se ubicó al 4,6%.

Lamentablemente, hoy volvemos a sentir el lastre de torcer el rumbo. Retrocedimos en el combate al crimen y corremos el riesgo de perder la paz y un mayor crecimiento económico. Las cifras del PIB al tercer trimestre de 2012 ya muestran síntomas de alarma. Con excepción de la minería –que desde el gobierno Uribe crecía al 7%– las demás locomotoras no arrancan. La industria está propensa a una recesión –sólo creció 0,7% en 2012–, la construcción se desaceleró y el sector agropecuario se juega su supervivencia en las lides aperturistas.

Sin embargo, siento que pese a la sed de paz esta sociedad no ha caído, por fortuna, en el estrabismo. La escalada de violencia nos sacude y nadie quiere volver a “pescas milagrosas”, paros y tomas guerrilleras que nos dejaron famélicas tasas de crecimiento y vergonzosos indicadores de calidad de vida. Nos “bien acostumbramos”. Necesitamos, entonces,  restablecer la ley, como garantía de paz. ¿Para qué cambiar la estrategia?

*Presidente Ejecutivo de FEDEGÁN.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones