Publicidad
Sáb Nov 18 2017
22ºC
Actualizado 01:47 pm
Domingo 20 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

La lección mexicana

Columnista: Jose Félix Lafaurie

La modernización de la ganadería pasa por ver experiencias exitosas. Las giras técnicas se constituyen en la mejor vitrina para revisar nuestra apuesta a los mercados. Van 17 nacionales y con la de México, 5 internacionales, después de visitar Argentina, Uruguay, Brasil y USA. En cada una, más de 200 ganaderos tienen la oportunidad de comprobar qué hacer frente a la competencia. ¿Qué ha pasado, entonces, con la economía ganadera del país azteca?

México ha recorrido un gran trecho con el TLCAN firmado en 1994 con unos resultados positivos  en muchos aspectos, pero en otros no, por el alto costo económico y social que ha debido pagar, y cuyas consecuencias aún no han terminado. Para Colombia la entrada en vigencia del TLC con EE.UU., a juzgar por la experiencia de México, promete ser un tortuoso recorrido en donde miles de productores quedarán en la calle víctimas de un Acuerdo que a todas luces es asimétrico, no sólo por el tamaño de las dos economías, sino por el poder de negociación de la contraparte.

¿Qué ha ocurrido en los 16 años del TLCAN? Mucho. México tenía pequeños y medianos productores que han ido desapareciendo del mercado. Entre 1994 y 2002 perdió 1.3 millones de empleos agrícolas. La explicación: en la primera década de vigencia, las importaciones desde EE.UU. crecieron 234%.

En el caso colombiano, la ganadería está compuesta en un 82% por pequeños productores, es decir, 403.000, de los cuales, es probable que un elevado número salga del mercado debido a sus bajas posibilidades de competir, y en especial, por las restricciones sanitarias que México no tenía por gozar de similar estatus cuando se puso en marcha el Tratado. El sector lácteo colombiano -donde está la mayor parte de los pequeños productores- tendrá una amenaza adicional derivada de la entrada sin límites y con arancel cero de los lactosueros (EE.UU., produce más de 5.250 toneladas al día, esto es, más que las importaciones anuales de Colombia).

Mirando el tema desde la otra cara de la moneda, el sector pecuario mexicano se ha transformado profundamente. Los ganaderos piensan en función de la competitividad, analizan profusamente la estructura de costos y las tecnologías disponibles para precisar dónde obtener ventajas comparativas, lo que  ajustó la rentabilidad de su negocio y derivó en una concentración de la producción. Los establecimientos ganaderos son grandes en número de bovinos e igualmente en producción, con 30 litros de leche por vaca al día. Altos niveles de eficiencia,  generación de valor agregado, integración en la cadena y la eliminación de la informalidad, fue su tabla de salvación.
¿Podrán los productores colombianos avanzar en esa dirección? El reto es importante porque la ganadería especializada no supera en promedio los 17 litros vaca-día.

De contera, con sólo recorrer un pedazo de este México del Alma, se puede comprobar que el ganadero encontró la ruta de la competitividad gracias a una infraestructura de transporte envidiable, tanto en la red vial como férrea.

Autor:
Jose Félix Lafaurie
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad