Lunes 02 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Colombia y Estados Unidos

Columnista: José Manuel Acevedo

Hizo bien el presidente electo Iván Duque en visitar tempranamente Estados Unidos en compañía de quien seguramente será su próximo canciller, Carlos Holmes Trujillo. Los gringos han perdido la confianza en las autoridades colombianas, se sienten engañados y defraudados con Santos y de no ser por los resultados de la última elección, estaríamos a un paso de la descertificación como en los tiempos de Ernesto Samper.

No faltará quién diga que debería importarnos menos lo que piensen o digan los norteamericanos sobre todo ahora con un líder tan peligroso y loco como Trump a la cabeza de ese gobierno. Sin embargo, nuestra relación con esa potencia hay que verla en clave de pragmatismo. Por supuesto que debemos exigirles una corresponsabilidad en el tema de las drogas. Mientras haya quién compre, habrá quién venda, solo que ellos no ponen el sacrificio en vidas humanas y subdesarrollo que nosotros sí. Pero dadas las repercusiones geopolíticas que tendría hacernos los indiferentes frente a Estados Unidos, con un loco como Maduro al lado haciendo de las suyas y un mercado en el que nuestros productores han venido teniendo oportunidades de comercio y deberían tenerlas más, es importante preservar un puente firme entre ellos y nosotros.

Por eso Duque hace bien resaltando la idea de que debemos volver a ser prioridad política y en materia de inversión para los Estados Unidos. Mientras la legalización de las drogas no tenga el eco mundial que necesita -¡y algún día lo tendrá porque es la solución más realista a ese maldito negocio!- nos toca alinearnos en una lucha inteligente y, si se quiere distinta, frente a los narcóticos. Esta historia de las 209 mil hectáreas de coca, da francamente vergüenza. El legado de Santos en ese sentido es deplorable y los gringos han tomado atenta nota.

No nos queda camino distinto que pedirles que nos apoyen en las tareas de interdicción; darle un compás de espera a los tales drones para ver si la experiencia propuesta por el gobierno Santos en su último pataleo y acogida por Duque en campaña, da algún buen resultado que pueda expandirse. Y apunten esto: no siempre hemos fracasado en el combate policivo y militar contra el narcotráfico como se dice extendidamente. Hay experiencias positivas en el pasado de las que debemos aprender. Una de ellas, lo que se hizo en La Macarena entre 2007 y 2009 que redundó en excelentes cifras que aún se mantienen y que todavía puede replicarse.

Autor:
José Manuel Acevedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad