Lunes 24 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Ganó la democracia

Columnista: José Manuel Acevedo

Aunque suene a cliché, el debate de control político en contra del ministro Alberto Carrasquilla la semana pasada, demostró que la colombiana es una democracia mucho más madura de lo que con frecuencia creemos. En medio de un ambiente de ‘fracasomanía’ como el que vivimos, en el que la mayoría de cosas nos parecen malas y, de repente sentimos que hay taras de tercer mundo que no hemos podido superar, aparecen señales de que no todo es tan terrible como nos imaginamos.

Con independencia de que el ministro Carrasquilla deba irse o no, o si es un ‘negociante corrupto’ como dice Jorge Enrique Robledo o un ‘hombre decente’ como lo califica Álvaro Uribe, lo que ocurrió el pasado martes fue de lo más positivo que he visto en largos meses. Tener en un mismo escenario debatiendo con argumentos e intervenciones estructuradas al uribismo, a la oposición de izquierda, a la Farc (comprometida con el acuerdo), a los conservadores y a los liberales, y a los de Cambio Radical asumiendo con sensatez su independencia crítica, no es menos que un motivo para sentir que la política en Colombia sí se puede escribir con ‘P’ mayúscula. El tema capturó durante varios días la atención de las emisoras y periódicos, fue objeto de debates en televisión y en las redes sociales -convertidas con frecuencia en extensos basureros- varias opiniones se rescataban y se controvertía en algunos casos con gran altura sobre la conveniencia de que Carrasquilla permaneciera en su cargo.

Algunos de los medios ‘twitteraton’ sobre este tema o transmitieron el debate en streaming cuentan que alcanzaron un interesante nivel de audiencia poco usual para estos asuntos. Por eso digo que ganó la democracia con el debate de control político al Ministro de Hacienda y por eso ratifico que este Congreso, a diferencia de otros cooptados por los parapolíticos como ocurrió hace unos años o por los simples manzanillos locales, nos representa mucho más como país aunque la batalla del clientelismo y “los mismos con las mismas” no esté del todo ganada. Para afianzar ese pluralismo y la coherencia partidista que todavía no llega, será importante que en las próximas semanas se discuta y saque adelante la eliminación del voto preferente que nos permita ver bancadas más sólidas. Entretanto, habrá que decir que la democracia se fortalece cuando hay debates como estos y no cuando unas mayorías extasiadas de mermelada hacen lo que el Ejecutivo dicta. No perdamos la fe.

Autor:
José Manuel Acevedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad