Publicidad
Mar Sep 19 2017
23ºC
Actualizado 10:10 am
Lunes 12 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

¡No es vida íntima, Fiscal!

Columnista: José Manuel Acevedo

En un amplio informe que presentamos en RCN la radio, recogimos hace una semana el debate alrededor de la unión de Carlos Alonso Lucio y la Fiscal Viviane Morales y su impacto real o potencial sobre casos en concreto que resultan vitales hoy por hoy dentro del ente acusador.


Comenzamos refiriéndonos al registro del matrimonio civil de la Fiscal General, Viviane Morales y el polémico Lucio, realizado el miércoles 26 de octubre de este año, en la notaría 48 de Bogotá para dejar probado que sí existe un vínculo entre los dos y que ya había revelado escuetamente la Doctora Morales para la Revista BOCAS.


Pero lo que más conviene preguntarse aquí es si esa unión ya marchaba en el momento de la elección de la Fiscal pues, como asegura la columnista María Jimena Duzán, si el Presidente y los magistrados hubieran tenido claro que los dos estaban juntos, ni siquiera la habrían ternado.


En el Derecho, tanto la enemistad profunda como la relación íntima son causales de impedimento para las autoridades que como Viviane Morales tienen a su haber investigaciones delicadísimas. Por eso hablar de un matrimonio como el de Morales y Lucio hace rato dejó de ser un atrevimiento para convertirse en una necesidad.


Morales insiste en que si fuera un hombre no le habrían preguntado nada por su esposa, pero como me dijo la periodista Salud Hernández, hoy tendríamos un escándalo de iguales proporciones si hubiese sido un Fiscal el que estuviera casado con Yidis Medina, (siendo esta última mucho menos siniestra que el Señor Lucio).


Pero vamos a lo objetivo: ¿no debería por pura delicadeza declararse impedida la Señora Fiscal en casos como el de los Nule, o en la aplicación de Justicia y Paz o en las pesquisas en la Dirección de Estupefacientes en los que la prensa ha ventilado con infinidad de argumentos la estrecha relación de Lucio con algunos de los protagonistas centrales de todas estas historias?


Más aún, ¿fue Viviane Morales a Ralito, en tiempos del proceso de paz con los paras? ¿Lo hizo como ciudadana común y corriente o como compañera de Lucio?


¡Ay de aquellos tiempos en que en una parranda vallenata, en Valledupar, los hermanos Zuleta le cantaban a los entonces senadores y compadres Samuel Moreno y Carlos Alonso Lucio! ¡Qué viva semejante amistad! pero… ¿no nos merecemos los colombianos discutir y recibir explicaciones de hasta dónde eso afecta las decisiones de la Fiscal en el caso del carrusel de la contratación en Bogotá?


Quedan muchos cabos sueltos después de las declaraciones de la propia Viviane y del señor Carlos Alonso Lucio a la prensa nacional. ¡En este debate vale la pena ahondar!

Autor:
José Manuel Acevedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (8 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad