Publicidad
Mié Ago 16 2017
21ºC
Actualizado 10:09 pm
Lunes 12 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

‘Consejeritis’

Columnista: José Manuel Acevedo

Denunció el expresidente Uribe hace unos días el crecimiento desbordado de la burocracia estatal. Dijo en entrevista con RCN radio, que hay 11 mil nuevos funcionarios que le cuestan al país cerca de 500 mil millones de pesos anuales. Este fenómeno se acompaña de otro del que he venido hablando en las últimas semanas: la ‘consejeritis’, no solamente presente en el alto gobierno, sino también en varios gobiernos locales del país.


En Palacio de Nariño son 10. Ganan tanto como un ministro -más de 12 millones de pesos-, aunque algunos de ellos tengan ya poder ‘superministerial’. No firman, no responden ni política ni jurídicamente, mueven lo que se denomina los ‘hilos ocultos del poder’ y, a diferencia de los ministros de verdad, acceden con enorme facilidad al Primer Mandatario.


Se trata de los consejeros de la gestión pública y privada, de las regiones y la participación ciudadana, de las comunicaciones, para el buen gobierno y la eficiencia administrativa, para asuntos políticos, la de convivencia y seguridad ciudadana, de la equidad de la mujer, de programas especiales, de paz y reintegración y, claro, la alta consejería para la gestión ambiental, la biodiversidad, agua y cambio climático.


Según datos del Departamento Administrativo de la Presidencia, en el 2010 las consejerías le costaron al país 178 mil millones de pesos y en el 2011, 145 mil millones, entre funcionamiento y ejecución de sus programas y tareas.


Pero la pregunta de fondo es si al país le ha servido tanta consejería. Sin duda, la función de ejercer coordinación intersectorial y ofrecer una mirada macro sin las preocupaciones del día a día con que cargan los ministros es deseable, siempre que no produzca interferencia y confusión entre los actores del sistema.


Sin embargo, tener casi tantas consejerías como ministerios parece un exceso y no saber muy bien, desde afuera, cuál es la diferencia real entre unas y otras y si es más efectivo hablar con un consejero que con un ministro puede traer hondos problemas institucionales que deben estudiarse con precaución.


Lo curioso es que sin saber aún muy bien si tanta parafernalia presidencial ha tenido buenos resultados o no, el modelo de las consejerías está siendo calcado por el poder regional. En Barranquilla, la alcaldesa Noguera tiene consejeros paralelos a las secretarías que existen en materia de seguridad, lucha contra la pobreza y gestión social. Y lo mismo ocurre en Cartagena y Bucaramanga, donde los gobiernos locales no hablan más de simples asesores, sino de ‘altos consejeros’ para todo y cualquier cosa.


Ojalá esta ‘consejeritis’ aguda no cree el peligro de una ‘parainstitucionalidad’ en la que nos quedemos sin los resultados y con la burocracia que cuesta y pesa, en un aparato estatal rechoncho que ya no da más.

Autor:
José Manuel Acevedo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad