Publicidad
Dom Sep 24 2017
20ºC
Actualizado 08:50 pm
Domingo 04 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Primero el agua

Columnista: Juan Manuel Galán

Una de las locomotoras para el crecimiento nacional en el  mediano plazo es el desarrollo minero energético. El país ha centrado su atención en esta oportunidad teniendo en cuenta el entorno económico internacional favorable para estos productos.


Sólo una visión limitada no favorecería asumir este camino para el progreso nacional. Son épocas de bonanza que no se dan sino esporádicamente. Sin embargo, sería aún más miope el que por impulsar este sector se comprometiera el futuro de largo plazo y una oportunidad aún mayor.


Los analistas coinciden en afirmar que Colombia es una potencia en recurso hídrico. Así mismo, señalan que una fuente de conflictos en el futuro será la posible escasez de agua por cuenta del cambio climático. Lo que sería un escenario de enorme complejidad y de grandes opciones para nuestro país.


En este contexto resulta evidente que comprometer el equilibrio ecológico de los páramos colombianos y de los ecosistemas circundantes sería uno de los mayores errores estratégicos del país sólo equiparable con la pérdida de Panamá.


Este no es un problema que se resuelva con la mera afirmación de la existencia de técnicas extractivas ambientalmente responsables que pueden mitigar el impacto. La experiencia nos ha mostrado que esa ha sido la forma como las Corporaciones Autónomas Regionales resuelven formalmente el problema. Así mismo, hemos visto de forma palmaria cómo las CAR son ineficaces en el control ambiental, llegan a los problemas cuando el daño está hecho y son terriblemente susceptibles a ser capturadas por intereses particulares.


Los páramos de Colombia aportan el agua para cerca del 70% de los colombianos, entre ellos el de Santurbán.  Éste no es un recurso del que se pueda disponer a partir de estudios cuya breve duración antes que considerarse un avance genera preocupación y abre el espacio para la sospecha.


Los santandereanos debemos estar atentos para movilizarnos en defensa del agua y del páramo de Santurbán. Hace unos días volví a ver la película “Erin Brockovich” y pensé en lo que le podría pasar a Bucaramanga si asumimos un papel pasivo.

Autor:
Juan Manuel Galán
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad