Publicidad
Dom Nov 19 2017
19ºC
Actualizado 07:08 pm
Domingo 22 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Independencia presupuestal y control político

Columnista: Juan Manuel Galán

La Comisión Primera del Senado ha respaldado nuestra iniciativa de someter al control político la autoridad que sea responsable de tla administración de la Rama Judicial, especialmente, en la formulación y ejecución de la política judicial. Esta proposición no deja de ser polémica en algunos sectores que consideran que es una especie de interferencia de una rama del poder público en el funcionamiento de otra.


El Congreso ha llegado a un acuerdo sobre la necesidad de establecer una partida mínima presupuestal para la rama judicial, que corresponda al crecimiento del IPC más un porcentaje del 2% del Presupuesto General de la Nación. Eso en números cotidianos es alrededor de 1.6 billones de pesos, lo que equivaldría más o menos a la mitad del presupuesto para la educación universitaria en Colombia y es equivalente al destinado para la atención a la población desplazada o a lo previsto por el Estado como pago de sentencias y conciliaciones.


Esta definición constitucional de la partida mínima necesaria para el funcionamiento de la justicia, es una inflexibilidad presupuestal y como tal es un riesgo que asume el país pues sin importar la coyuntura que viva Colombia y la forma cómo se gasten los recursos, la rama tendrá garantizado un presupuesto. Este riesgo lo asumimos dada la debilidad y dependencia histórica de la justicia colombiana que ha visto afectado su presupuesto a lo largo de los años.


Sin embargo, la inflexibilidad señalada hace que el Congreso no pueda tocar ese presupuesto. Es decir que el pueblo colombiano, a través de sus representantes, no puede cambiar la destinación de los mismos hacia otros aspectos que él considere prioritarios, por ejemplo, salud, vivienda, o seguridad. Semejante renuncia requiere un reequilibrio que le devuelva a la ciudadanía la decisión última sobre el gasto público. Esta opción es el control político sobre el gasto público de la rama judicial. No hacerlo es permitir que una parte del Estado quede libre del control ciudadano.


Este control, como se ve, sólo recae en la definición de la política y la ejecución del gasto y no en las decisiones judiciales propiamente dichas. En consecuencia no se puede considerar el control político como una forma de intromisión en la autonomía de la rama judicial.


Un control, para ser efectivo, debe ser capaz de influir en que las decisiones actuales y futuras para que la ejecución presupuestal sea eficiente y eficaz. Por lo anterior, he sugerido que se establezca la moción de censura para la autoridad que gerencie la Rama, pues implica la posibilidad de la separación del cargo. Este proceso, al ser colegiado, se constituye también en una garantía para el poder judicial.


Lo que resulta inadmisible es pensar que se puedan entregar recursos públicos y que la justicia obre como un hoyo negro o un barril sin fondo.

Autor:
Juan Manuel Galán
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad