Publicidad
Mié Nov 22 2017
20ºC
Actualizado 09:45 pm
Jueves 13 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Las largas manos de Dabdoub

Columnista: Juliana Martínez

Si una imagen vale más que mil palabras, esta no necesitaría ninguna otra explicación: un hombre está dando una entrevista en la que dice defender los valores, la moral y las buenas costumbres. Cuando una mujer lo cuestiona, el hombre extiende su mano y, frente a todos, incluidas las cámaras, le tapa la boca a la mujer.

La razón por la que esto es de particular relevancia es porque el hombre es Juan Dabdoub, presidente del Consejo Mexicano de la Familia, uno de los grupos opositores de la mítica ideología de género y promotores del mal llamado “bus de la libertad”, que esparce desinformación y mensajes de odio sobre la diversidad sexual y de género.

Pese a no durar más de 15 segundos, la escena encapsula las tensiones que se están dando en muchos lugares ante el avance de los derechos de las mujeres y las personas Lgbt, y pone en evidencia el profundo machismo en el centro de estos debates.

Por eso, es preciso recordar que la ideología de género es el nombre peyorativo que la Iglesia Católica dio a las teorías y a los movimientos sociales que defienden la igualdad. Así, el término no es más que el eufemismo que utilizan quienes, como Dabdoub, se sienten agredidos por la idea de que otros—y, sobre todo, otras—gocen de los derechos que ellos han gozado siempre.

Estas personas se esconden detrás de los derechos de los niños para darle una apariencia democrática a sus prejuicios y, sobre todo, para conseguir votos.

En ese sentido, la imagen representa el mundo que añoran quienes se oponen a la igualdad real entre todas las personas: una sociedad donde los hombres autoproclamados “de bien” puedan callar, incluso con violencia y frente a todo el mundo, a las personas—bien sean estas mujeres, gais, lesbianas, bisexuales o trans—que se atreven a cuestionar la desigualdad y la discriminación que durante siglos nos han impuesto.

Pero lamento informarle, señor Dabdoub, que sus largas manos no podrán silenciarnos, y que por mucho que nos tapen la boca no nos vamos a quedar calladas.

Autor:
Juliana Martínez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad