Publicidad
Mar Nov 21 2017
25ºC
Actualizado 12:25 pm
Jueves 07 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

País católico, estado laico

Columnista: Juliana Martínez

El Papa visita Colombia. Como jefe de estado y como líder de la religión más popular del país, su llegada es motivo de alegría y orgullo para muchos colombianos. Pero, en medio de los homenajes y las festividades, no podemos olvidar que aunque Colombia es un país donde la mayoría de personas profesan la fe católica, nuestro estado es pluricultural y laico.

Francisco es un importante guía moral y espiritual para sus millones de feligreses. Pero su posición respecto a derechos consagrados en la Constitución debe ser entendida como tal: como creencias de un grupo de personas que, por ser numeroso, no puede imponerse a comunidades históricamente discriminadas, en gran parte por la propia Iglesia Católica. Pensemos en lo siguiente: ¿cómo reaccionaríamos si un poderoso líder musulmán visitara a Colombia y dijera que las mujeres debemos cubrirnos el cabello y el cuerpo para no ofender a Dios?, ¿pensaríamos en ajustar las leyes colombianas a esa idea particular de Dios y del papel de la mujer? Seguramente no. Esa misma diferencia es la que tenemos que recordar.

La Ciudad del Vaticano es un buen ejemplo de los peligros de borrar la línea entre Iglesia y Estado. Me pregunto cuántos católicos quisieran vivir en una monarquía teocrática sin ningún tipo de participación política por parte de la ciudadanía; o a cuántas católicas les gustaría vivir en un país donde las mujeres solo acceden a la ciudadanía a través del matrimonio, el aborto está prohibido incluso si la vida de la persona gestante está en riesgo, las mujeres no pueden ocupar ninguna posición de liderazgo dentro del Estado y es uno de los dos estados en el mundo donde el divorcio sigue estando prohibido (el otro es Filipinas).

Así, bienvenido Francisco a este país lleno de católicos orgullosos de su estado laico. Que esta visita promueva la paz, el amor y la unidad; y que nos recuerde, también, la importancia de distinguir entre la ley de los muchos dioses en los que creemos los colombianos, y aquella del Estado que nos acoge y protege a todos.

Autor:
Juliana Martínez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad