Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm
Martes 18 de Octubre de 2016 - 12:01 AM

Veníamos diciendo

Columnista: Libardo León Guarín

Que la propaganda sucia, negra y mentirosa utilizada en el plebiscito para ganar alevosamente, con descarada confesión de boca, poco le envidia a la campaña presidencial gringa. ¿Sería que copiaron a los uribistas? Decadente espectáculo en lo que llaman la primera potencia mundial; lo importante dejó de ser para dónde va el mundo sino qué sucede debajo de las cobijas, en la vida privada, tan del gusto frívolo y morboso de la galería, con grabaciones secretas que después venden a precios fabulosos; todo dentro del libre mercado. ¡Qué vergüenza!

Pero veníamos diciendo que dejar remendar los acuerdos de La Habana, cuando fue lo mínimo a lo cual se pudo llegar, alegando la pírrica victoria del 20% y empate técnico, es asustarnos con el cuero.

De cambiar sustancialmente lo ya acordado es posible que la tortilla se vuelva: los del No estarían por el Sí y los del Sí por el No. Un país patas arriba haciendo otra vez el oso internacional. Los del CD no tienen autoridad moral, como estimuladores del paramilitarismo y sus masacres, ni porcentaje electoral suficiente, para imponernos sus proyectos de ultra derecha, no alcanzados en 8 años con asaltos a las Cortes, a la Constitución, a la educación, con falsos positivos y plomo ventiao.

Es la resistencia civil la que debe imponerse a estos regresos, al Sr. Ordóñez de metiche buscando cómo lo llaman para acomodarse buscando imponernos la ciudad de Dios.

Que sigan las concentraciones pacíficas contra el No. Porque otra salida, contraria a toda ética política, sería pagarles con la misma moneda: usar la mentira, el chantaje, el miedo, la discriminación.

Si su rechazo a la justicia transicional es temor a que la verdad confesa salpique a los altos jerarcas; y el repudio a lo acordado sobre tierras rechazo a la devolución de la tierra robada, la dilación de las conversaciones en La Habana busca empatar con la campaña presidencial y otra vez el país en vilo, empresarios pasando el billete, los púlpitos y los credos del 10% haciendo de altavoces de las mentiras para detener la historia, pretendiendo que el país viva como si nada se moviera desde hace dos siglos.

Autor:
Libardo León Guarín
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad