Publicidad
Sáb Feb 17 2018
24ºC
Actualizado 05:49 pm
Martes 09 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Un país para rehacerlo

Columnista: Libardo León Guarín

Enero es como continuar, después de un descanso, cuesta arriba una pendiente de 12 meses, con muchos obstáculos; ya se dijo aquí que una agenda para la subida podría incluir el enfrentamiento de problemas con verdadera decisión y hasta el fondo, como la consolidación de los acuerdos de La Habana blindándolos por todos lados de la derecha vengativa guerrerista; la lucha sin cuartel y sin miramientos contra la corrupción que amenaza socavar la viabilidad de la sociedad colombiana y un gran esfuerzo a largo plazo para modificar los contenidos de la educación, sacándola del hoyo donde la tienen metida formando escolares triunfalistas basados en que el éxito es económico sobre todo lo demás y los demás.

Agenda a la cual habría que añadir, como si lo anterior fuera poco, la azarosa situación de la salud de los colombianos en manos hoy de negociantes apoyados en dos de los puntos agendados: la corrupción y la idea de éxito económico donde la salud pasa a un último plano; tal es el descalabro en este sector, los abusos, los muertos por desatención e indolencia, que Rubens en la caricatura de ADN le preguntaba a su perro Blackperry por qué no, si se entablaron conversaciones con las FARC y el ELN para disminuir la violencia, entablar también conversaciones con las EPS para ver si dejan de matar tanta gente.

Y más cometarios sobre la corrupción que llegó a todos los estratos sociales, desde las altas cortes hasta la pirateada de la luz domiciliaria. Soy enemigo de la pena de muerte porque no es matando al delincuente sino saneando las condiciones sociales que lo generan como se ataca el delito, cuando este progresa hasta niveles como los que estamos viendo en Colombia; lo cual facilita la llegada de dictadores que entran matando por igual opositores y pícaros, tipo Duterte en Filipinas, con la bandera agendada de acabar con la corrupción. Hasta el parlamento alemán terminó restableciéndola para líderes que malversen fondos y reciban coimas superiores a US$463mil, conmutables por cadena perpetua si los devuelven. Pero de esto aquí no se habla en tiempo de elecciones; o si se habla se van por entre las ramas para no molestar a ningún compinche.

Autor:
Libardo León Guarín
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad