Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm
Martes 01 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Exabruptos

Columnista: Libardo León Guarín

Falta de sindéresis, interrumpía el maestro, sin saber uno qué era sindéresis, cuando se decían burradas por fallas en el discurso lógico o de dimensiones entre el cabo y el rabo, común en Colombia en funcionarios del Estado como en los medios y en la conversación cotidiana. Razonando así, a la delincuencia común se le ataca con medidas represivas y pie de fuerza, cuando las causas están en las condiciones de vida de la población. O se quiere agilizar la movilidad urbana sin controlar el ingreso de nuevos vehículos, ni educar en el uso y las ventajas del transporte masivo de calidad.


El residente Santos, sin sonrojarse acaba de decir que con el TLC el país deja de ser paria; saltándome las consecuencias políticas y económicas que el tratado le trae al país como país y no solo a sectores de comerciantes, la fama de paria que tiene Colombia es por violación de derechos humanos y por sus salidas en contravía de país subdesarrollado en organismos internacionales, dando muestras de lacayismo como acaba de suceder frente al caso palestino. Pero ya en casa, dentro de esa falta proporcionalidad oigo en los medios exabruptos como el de condenar la protesta y el paro de los estudiantes en defensa de la educación pública, porque sin estudiantes los vendedores de los alrededores de la UIS se quedan sin clientes. ¡Vaya proporciones!


Y ¿cómo nos aguantamos a Pacho Santos hasta de vicepresidente? Su falta de sindéresis, lógica, dimensiones, proporcionalidad y padeciendo igual que su jefe el síndrome de Santa Elena, cuando vio intereses personales afectados con la negativa al intento de atropello ambiental con hotel en el parque Tayrona, las emprendió contra su primo el Presidente, no con argumentos de altura como corresponde al tema, sino con insultos de cocina confundiendo el país con la casa Santos y sus rencillas internas. Un caso más: despreciado Angelino por su origen sindical pero útil para poner votos, por decir dos o tres verdades ya no les sirvió más. Hay que sacarlo así sea para la OIT, no sea que se convierta en piedra para el zapato volviendo a su origen. Casos y cosas de este pícaro mundo, como decía Ever Castro, donde la lógica de las dimensiones no es precisamente una cualidad del ethos colombiano.


EDUCACION PARA LA CIUDAD.- El futuro de su familia y el de otras personas que nada tienen que ver con su irresponsabilidad, puede depender de pasarse un semáforo en rojo.

Autor:
Libardo León Guarín
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad