Publicidad
Sáb Ago 19 2017
19ºC
Actualizado 07:21 pm
Martes 15 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

La universidad protestada

Columnista: Libardo León Guarín

Hoy no es menos cierto lo dicho desde tiempo atrás acerca de la calidad de la educación en América Latina; que se podría cerrar buena parte de los centros educativos, incluidas muchas universidades, sin que la sociedad percibiera su ausencia, por la baja incidencia social de la educación impartida. Por eso reconfortan las muestras de conciencia social de la comunidad académica; no se quisieron quedar en el puro manejo estadístico y de costo de un semestre, que son los contra argumentos de la Mineducación para responderles.

Vale más perder un semestre que perder la universidad pública en un semestre, respondió un estudiante a boca de micrófono. Porque medir la calidad educativa en el mundo es sobrepasar la sola eficiencia administrativa, que debe darse por supuesto colateral al fin académico y científico, en toda universidad que merezca ese nombre. ¿Cuándo será que también la comunidad académica de la privada protesta contra los costos de matrículas, la baja calidad académica, los salarios mediocres para profesores mediocres y la abierta confesionalidad política y religiosa en un Estado laico?

Toda la educación formal debe ser pública, abierta, cuestionadora y por eso mismo investigadora, un deber del Estado y no del comercio organizado. ¿Qué ciudadano queremos? ¿El operario demandado por la industria y el comercio, o el comprometido con la situación social general? Hablo por supuesto del Estado intervencionista, social en la práctica, diferente del neoliberal centrado en el mercado rey de todo. Difícil. Pero algo es algo. Si ante la privatización de la salud, las obras públicas, el transporte y los abusos de los bancos, se hubiese protestado como ahora ante la tentativa de darle el zarpazo final a la educación universitaria, otro gallo cantaría.

EDUCACIÓN PARA LA CIUDAD.- Intocables los cerros orientales de la ciudad, promete el Alcalde elegido. Ojalá piensen igual los urbanizadores y los mercaderes de tierras.

Autor:
Libardo León Guarín
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad