Publicidad
Sáb Nov 18 2017
19ºC
Actualizado 09:17 am
Viernes 24 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Debilidad manifiesta y despidos

Columnista: Libardo León Guarín

Un tema laboral complicado es el que tiene que ver con el fuero jurisprudencial conferido a las personas que en un momento dado se encuentran en un estado de debilidad manifiesta, tema este que no ha sido suficientemente aclarado y que está causando muchas dificultades a los empresarios particulares colombianos. Cuando un trabajador se encuentra en tal condición, no puede ser despedido sin permiso del Ministerio del Trabajo, lo cual implica un trámite burocrático que puede durar meses, así como la existencia de una justa causa. Para aliviar esta situación, el artículo 137 del Decreto 0019 del 2012 que modificará el artículo 26 de la ley 361 de 1.997, estableció que: "Sin perjuicio de lo establecido en el inciso anterior, no se requerirá autorización por parte del Ministerio del Trabajo cuando el trabajador limitado incurra en alguna de las causales establecidas en la ley como justas causas para dar por terminado el contrato, (sic) Siempre se garantizará el derecho al debido proceso". Esta determinación alivia la situación de los empleadores, quienes ya no tendrán que acudir a las oficinas oficiales para despedir a un trabajador con gripa, que ha tenido una conducta que encaja dentro de las causales de terminación de la relación laboral. No obstante, se recomienda el manejo cuidadoso del tema, sobre todo en materia probatoria, pues llegado el caso de tener que contestar una acción de tutela o una demanda laboral, le corresponderá al empleador demostrar cuál fue la conducta que motivó el despido y cómo encaja ésta dentro de la ley para justificar la legalidad de su conducta y no verse obligado a reintegrar al trabajador afectado. No olvide que se debe proteger el derecho de defensa, pues el trabajador debe tener la posibilidad de demostrar su propia verdad mediante una diligencia de descargos que le permitirá probar qué hizo, cómo lo hizo y por qué lo hizo.


El nuevo texto legal es claro; esperamos que las interpretaciones que le den los jueces, so pretexto de la defensa del trabajador, no vuelvan a complicar las cosas para ese arriesgado que resuelve crear un puesto de trabajo.

Autor:
Libardo León Guarín
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad