Publicidad
Mar Nov 21 2017
19ºC
Actualizado 05:45 am
Martes 06 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Sin querer queriendo

Columnista: Libardo León Guarín

La frase se popularizó pienso que de tanto ver al Chapulín, el antihéroe creado por Gómez Bolaños; expresa formas más o menos elegantes de fingir, sin hacerlo o decirlo de frente, disimulándolo mucho. Es lo que está sucediendo con la enfermedad del Presidente venezolano a quien muchos le desean buena suerte de labios para afuera, cuando de labios para adentro lo que realmente quieren es que se muera. Lenguaje diplomático dicen otros o hipocresía para muchos. Aflora la moral cristiana que deja la vida en manos de Dios pero predica la muerte de los enemigos.


Están más preocupados por la salud de Chávez algunos periodistas colombianos que los venezolanos, creyendo que muriendo el coronel cesará la horrible noche. Acuden a datos sobre la inseguridad y el “comunismo” chavista sin entender mucho de qué hablan; analistas menos apasionados observan que allí existe un liberalismo con intervencionismo de estado, cosa que enfurece a los neoliberales enseñados a la soltura absoluta del mercado; lo vivió ya una cadena colombiana de almacenes que fue a Caracas a hacer lo mismo que aquí con los precios sin control de nadie. Y nuestros ganaderos también aprendieron que no pueden hacer trampas con el paso de semovientes por la frontera.


Fastidiosa sí la figura de Chávez, su lenguaje populista para las clases altas pero accesible a las clases bajas. Así, descarnados suelen ser los militares troperos. Fastidiosa también su perpetuación en el poder, pero los mismos que sin querer queriendo desean que se muera, se programaron con Uribe hasta el 2.019. Es ver la paja pero no la viga. Pregunto con frecuencia a colombianos antichavistas, por lo general furibistas, por qué tanto odio; uno me contestó: “es que tiene de moza a Piedad”, la otra “que es muy feo” y el otro que es “comunista”, siendo un pobre asalariado a quien nada le quitarían. Su formación política no da para más. Sin embargo, Vanguardia Liberal informa esta semana que los precios de los elementos de aseo personal y demás bajaron un 25%; y las dogas baratas allí ya empiezan a llegar contrabandeadas a Colombia.


En el fondo, los deseos de que el cáncer avance tienen que ver con la idea falsa de que la historia la hacen los caudillos y que desaparecidos ellos cambia el rumbo. Y con otra: que los imperios nunca ven con buenos ojos competidores en el camino. Por eso lo de Chávez vivo o muerto es lo de menos.

Autor:
Libardo León Guarín
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad