Publicidad
Jue Sep 21 2017
25ºC
Actualizado 04:23 pm
Martes 27 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Cansados

Columnista: Libardo León Guarín

¿Qué haría nuestra dirigencia política, empresarial y técnica poniendo a funcionar el espectacular tren, recientemente inaugurado, entre Beijing y el Tíbet o el que hoy, con lujo de confort y tecnología, exhiben los surafricanos? Porque la vergüenza de Metrolínea no puede continuar. Los sucesos del Transmilenio en Bogotá, con actos vandálicos que no se justifican pero se explican, deben ser advertencia sobre lo que significa abusar de la paciencia de los ciudadanos; de tanto esperar soluciones finalmente estallan. Lo saben sociólogos y psicólogos analistas del origen de los conflictos. Quejas represadas, tramos a medio hacer, intereses económicos antepuestos al servicio público, vías donde el conductor no sabe por dónde ir, como sucede en el tramo Floridablanca-Piedecuesta, taludes desestabilizados que se derriten, tramos exclusivos invadidos, años de espera. Le quedó grande a dirigentes e ingenieros una obrita que solo es “megaobra” en el ámbito parroquial donde suelen moverse las opiniones y los futuros de los bumangueses.


También les quedó grande el problema de las basuras. ¿Cuántos años llevamos aplazando la solución, prolongando medidas transitorias, esperando que el solo paso del tiempo sea el encargado del milagro? Y nuevamente los intereses económicos de comerciantes privados del bien común, incluidos personajes hechos ricos de la noche a la mañana. Imposible que no se conozcan soluciones fuera de depositarlas a cielo abierto con las graves implicaciones ecológicas que eso trae. No tienen que inventar nada; el 80 % de la población mundial hoy es urbana y produce desechos todos los días. ¿A dónde los llevan o qué hacen con ellos en países decentes? Rara paradoja en ciudad de comerciantes: reciclar hoy es un negocio. Sin embargo, ya estamos también cansados en esta ciudad bobita, de la charlatanería con el tema.


Dos vergüenzas más en la agenda de las autoridades, sobre las cuales es posible que el ciudadano que las sufre sepa menos de lo que sabe acerca de los malabares internos. Dudo que ambos casos sean cosa exclusiva de presupuestos; al contrario Es falta de talante, de compromiso con lo público, de miradas cortas con uñas largas cuando debiera ser al revés, para llegar a la corrupción de justas proporciones, una de las más sabias frases del siglo XX en boca del filósofo del corbatín.


EDUCACIÓN PARA LA CIUDAD.- ¿Dónde están los agentes del tránsito que permiten filas de taxis estacionados, esperando pasajeros, en “avenidas” cogestionadas y de dos carrilitos como la Cra.33? El derecho al trabajo no puede ir tan lejos.

Autor:
Libardo León Guarín
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad