Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
25ºC
Actualizado 02:32 pm
Febrero 23, 12:01 am
-¡Cayó el Baloto y no me lo gané!, se lamentaba Amparito mientras revolvía la espuma de su capuchino. -¿En serio?, ¿y cayó aquí?-Le pregunté. No, -dijo-, en Medellín, es el segundo premio más grande que se ha entregado, después del que cayó en Bucaramanga el año pasado! Acuérdate que desde algo más de un año un bumangués se hizo multimillonario.
Todos los columnistas
Publicidad
Publicidad
Publicidad