Publicidad
Sáb Nov 18 2017
22ºC
Actualizado 11:06 am
Miércoles 23 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

La estructura se derrumba

Columnista: Luis Ernesto Ruiz

Cuando los tres pilares que sostienen la estructura de nuestra democracia se corroen, estamos a punto de la hecatombe. Son tres poderes fundamentales: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, los cuales deben soportar el equilibrio para que una democracia funcione, y estos están corroídos por la corrupción.

Todos nos preguntamos, ¿qué es lo que pasó para que se haya descompuesto de manera tan aberrante en las últimas décadas un país que más o menos transitaba por los caminos de la modernización y del progreso de sus instituciones? Todo empezó a cambiar a partir de la papeleta que le dio paso a la Constituyente del 91. La descentralización del poder como bien lo comenta mi buen amigo Eduardo Muñoz, abrió las puertas a la la lucha del poder en esas regiones y pequeñas camarillas se hicieron dueñas de Alcaldías y Gobernaciones; los gamonales manejaron poder y los directorios de garaje acabaron con los partidos.

Y lo más grave, politizaron la justicia, uno de los pilares más importantes, y aquellos altos tribunales que le dieron tranquilidad a la nación, desaparecieron. El holocausto del Palacio de Justicia le dio paso al de la reforma del 91, lo que está demostrando de qué manera el dinero fácil llegó a los más altos tribunales. ¿Qué le podemos pedir a nuestros jueces con el ejemplo que estamos viendo?

Por eso a cada pleito civil los carteles de abogados consiguen montar uno penal, para poder extorsionar a ciudadanos de bien que caen en esa maraña de la justicia; fiscales en segunda instancia refundiendo pleitos para alargar el suplicio de quienes caen en manos de carteles donde personajes que han tenido acceso a los máximos tribunales manipulan los procesos.

¿Qué nos queda en el futuro? Parece incierto, los nubarrones que se ciernen por la lucha de poderes cada día lo hacen más oscuros y los ejemplos de lo que ocurre en Venezuela nos aterran por lo que pueda venir, a este país polarizado donde de las dos partes se cuecen habas. Dios nos libre.

Autor:
Luis Ernesto Ruiz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad