Publicidad
Jue Sep 21 2017
25ºC
Actualizado 11:41 am
Miércoles 13 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

El Papa Francisco la sacó del Estadio

Columnista: Luis Ernesto Ruiz

El país vivió una hermosa semana, donde los noticieros no nos siguieron abarrotando de las continuas peloteras de los voceros de la polarización, ni recordándonos los mares de corrupción en el cual transita este agobiado país, ni en la obligación de contribuir a diario para la mermelada. No, fue una semana de recogimiento para recibir los claros mensajes de un líder de la humanidad, que invita al amor, a la reconciliación y al perdón.

Mensajes duros, de los cuales solo se libraron los niños, los pobres y los enfermos. Los corruptos, los que bañan en sangre y dolor nuestra hermosa tierra, los que solo quieren atesorar sin mirar al mundo que los rodea, los que se adueñan de la voluntad del pueblo que les entrega el poder, para el propio beneficio y no del bien común, los que enceguecen las mentes de los seres humanos de uno y otro lado creando odio y rencor, hubo hasta para la curia diocesana. Quedaron con un palmo de narices los que quisieron hacer de esta visita pastoral un hecho político con la presencia del Papa.

Vino a ayudar a sanar nuestro corazón, como lo reiteró tantas veces, recordándonos que para hacer la paz se necesita valor, y la necesidad de dar el segundo paso para llegar a ella, advirtiendo que no debemos tener miedo para emprenderlo juntos, así existan tinieblas y cizaña que enrarezcan sus caminos, pero que solo el amor y el perdón pueden allanarlo para que todos lo podamos recorrer.

Atónito escuchó el sufrimiento de las víctimas (creo que a los cuales se habían vuelto insensibles los colombianos en esta larga noche), reconociendo que las heridas ameritaban que se hiciera justicia. Duro mensaje al narcotráfico, con firmeza los llamó lacras y seres sin escrúpulos.

Este hombre que con la sonrisa en los labios y con el brillo de sus ojos dejó una honda huella, nos invita a ir mar adentro y echar con responsabilidad las redes para recoger paz y reconciliación sin dejarnos robar la alegría y la esperanza.

Autor:
Luis Ernesto Ruiz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad