Publicidad
Vie Ene 19 2018
24ºC
Actualizado 04:58 pm
Miércoles 20 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

El Ingeniero

Columnista: Luis Ernesto Ruiz

Como se le llama a nuestro Alcalde Rodolfo Hernández, está siendo víctima de virulentos ataques; pusieron la artillería pesada los huérfanos del poder municipal con la denuncia que aparece en los medios, en los cuales un hijo de Rodolfo, Luis Carlos Hernández Oliveros, supuestamente aparece firmando un contrato de corretaje en el que se compromete a hacer el ¨lobby¨ en el millonario contrato del manejo de las basuras en Bucaramanga. Detrás de esas cargas de artillería viene una orquestada tarea de agravios en las diferentes redes sociales.

No hay duda de que nuestro Alcalde está en el ojo del huracán dentro de esa guerra que él desató contra la corrupción. Quienes conocemos a Rodolfo desde hace muchos años, como que hemos salido al tiempo al ejercicio profesional hace medio siglo, sabemos de su recio carácter, a quien se le puede tratar de chabacán, ordinario, imprudente, pero nunca de corrupto. Logró su fortuna con trabajo arduo por cierto; su gran error para fortuna nuestra: le gustaba la política.

No podemos dejar que ese esfuerzo por recuperar el camino de las buenas prácticas administrativas de un Gómez Gómez o un Montoya Puyana, no recuperen su senda. Podemos estar seguros de que por la mente de Rodolfo nunca ha pasado ganar un dinero malhabido con la adjudicación de un contrato.

La justicia tendrá que obrar y revisar todo este estropicio, la participación que pudo existir por parte de alguien de su corazón como es su hijo. Ssi existe algún delito, no será encubierto por el Alcalde. Ya conocimos de su carácter con el secuestro de su hija; no se doblegó ante la presión de los delincuentes.

La tarea que se ha impuesto nuestro Alcalde no puede quedar sin el respaldo de sus ciudadanos. No he pisado la puertas de su despacho, no le he marcado a su teléfono, apenas el saludo cordial cuando nos encontramos en un aeropuerto o coincidimos en una reunión social. Amerita que cerremos filas en torno a él, seguros de que no estamos patrocinando un acto delincuencial, sino su ardua y difícil tarea por el bien común de los ciudadanos de Bucaramanga.

Autor:
Luis Ernesto Ruiz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad