Miércoles 19 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Más sobre la Ruta del Cacao

Columnista: Luis Ernesto Ruiz

No es común recibir comentarios objetivos y respetuosos a las columnas que se escriben todos los miércoles, algunos, diría la mayoría, van con insultos y grosería, por tratarse del respeto en lo tratado me referiré a los comentarios juiciosos del señor Ismael Orozco, siendo esta la primera vez en la historia que hago referencia a ellos.

Dice el señor Orozco que estos cambios propuestos afectan 24 cuerpos de agua en sus cauces y en las rondas que los protegen, considero como él que el agua es nuestra obligación protegerla y hacer que esto se haga. Pero creo que es construyendo precisamente una vía paralela a la actual que se afectan estos nacimientos y la escorrentía de ellos; cuando transitamos por esta ruta desde Brisas, después de un delicioso caldo, rumbo a Barranca, nos encontramos cada 20, 30, o máximo 50 metros, una alcantarilla, la que da paso a vertientes aguas de diferentes fuentes, todo por laderas pendientes donde los regímenes de aguas son especialmente intensos.

Según lo pude ver en un plano para el trazado de la ruta propuesta por fuera del coluvión, solo afecta dos nacimientos y sus alrededores, los cuales tienen su propuesta de protección, igualmente existe una propuesta a los ingreso de predios afectados por los cambios que se harían. Lógicamente las ventas de arepas y de frutas, como productos lácteos, se les ofrece una solución en la plaza que se creará alrededor del intercambiador en la entrada a la vía a San Vicente, quedando la estación de gasolina a más o menos 100 metros del intercambiador, el que contempla el acceso a esa ruta que quedará siempre.

La preocupación que me asiste conociendo desde hace cerca de 50 años el comportamiento inestable de esta vía por los coluviones, donde no son simples derrumbes, sino movimiento de la banca por largos tramos, donde faldas abajo se encuentran tramos de carretera y de obras de arte, no nos toque una vía inestable ahora arriba, por intereses particulares.

El joven Ministro del Medio Ambiente, nuestro paisano, debe saber en qué palo trepa y qué responsabilidades futuras tendrá.

Autor:
Luis Ernesto Ruiz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad