Publicidad
Sáb Nov 18 2017
19ºC
Actualizado 09:06 am
Miércoles 05 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Produce envidia de la buena..

Columnista: Luis Ernesto Ruiz

El transitar por estas autopistas de nuestra madre patria. Medité si valía la pena escribir esta cuartilla sobre este tema, pero al leer el editorial de Vanguardia del pasado viernes 30, el que tiene que ver con el INCO, encargado de las vías concesionadas en Colombia, me animé.


Salimos de Madrid la semana pasada rumbo a Lisboa, Portugal. En buena parte es una vía concesionada. Con un largo tramo en Portugal, podría decir que en su totalidad la carpeta asfáltica no tiene un solo reparcheo; desde el principio se hizo con muy buenas especificaciones. Son vías de alta velocidad, su tope son 120 Kilómetros por hora –que nadie lo cumple- también llevan transporte pesado, se disfruta de largos, altos y hermosos viaductos como interminables túneles. Son 625 kilómetros que se recorren en 6 horas; el valor del peaje es de 15,45 euros. De Lisboa a Vigo en Galicia, España, se recorren 465 Km y se paga en peaje 16 euros. Vigo - Madrid no es una vía concesionada; se recorren 603 Km en hermosa carretera llena de viaductos, especialmente saliendo de la zona de montañaas de Galicia. Se pagan 10,05 euros.


Muérase de la risa o de la piedra si ya está haciendo cuentas, si quieren con la sola ruta del aeropuerto: reparcheos, demoras y nuestro famoso puente de Flandes. Qué no decir de la ruta a Barranca; pero lo que es imperdonable es la cola que se está armando para pagar el peaje en Tienda Nueva. Triste que ni siquiera eso somos capaces de mejorar los santandereanos, qué poca capacidad de gestión.


Sí señor Director de Vanguardia, tiene toda la razón en su editorial, el INCO es una vergüenza nacional. No quiero andar en las honduras de la adjudicación de los contratos, su interventoría es pésima, no se ha dado al servicio un tramo de lo que se hace y ya la sola naturaleza le produce huecos. Hay mucho por escudriñar y exigir.


Puede existir la esperanza de que la invitación que ha hecho el Presidente para que los españoles vengan a invertir en infraestructura en Colombia, sea exitosa. Esperemos que no nos pase como con los Bancos, cuando llegaron el Banco Santander y el BBVA, -los dos españoles-, en los primeros meses vimos bajos intereses y ningún costo en servicios, hasta que el Señor Sarmiento y compañía les enseñaron cómo se llega al bolsillo de los colombianos, cobrando hasta el saludo.


Para los que le gustan las cuentas: Madrid - Bilbao 400 Km, 16 euros. Madrid – Badajoz, 350 Km 3, 30 euros, la más barata. Barcelona – Tarragona, 100 km y paga 10,30 euros. Es la más cara. Aquí en Colombia hay mucha tela de dónde cortar, para meter en cintura a nuestros bien apadrinados y protegidos concesionarios viales.


A los colombianos nos cuestan más la gasolina, los peajes en deficientes vías, el manejo del dinero, las tarjetas de crédito y mejor no seguir.

Autor:
Luis Ernesto Ruiz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad