Publicidad
Jue Sep 21 2017
22ºC
Actualizado 11:31 am
Lunes 21 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Un debate para la academia

Columnista: Luis Fernando Rueda

Una investigación realizada por el periódico El Tiempo, en febrero pasado, concluyó que en Colombia se pierden al año, por cuenta de la corrupción, 50 billones de pesos. Eso es más o menos la quinta parte del presupuesto general de la Nación aprobado para 2018 por el Congreso de la República. Con eso se cubriría el hueco fiscal de las finanzas públicas que, según los expertos, supera los 20 billones de pesos o se pagarían las 19 autopistas que conforman el ambicioso proyecto vial de cuarta generación (4G).

“Este es un reflejo de la sociedad colombiana” dijo el actual rector de la Universidad Externado, Juan Carlos Henao, sobre los últimos escándalos revelados que enredan a tres expresidentes de la Corte Suprema, al cobrar multimillonarias sumas de dinero por manipular procesos. Este hecho gravísimo, que golpea la majestad de una de las tres ramas del poder público, se suma a la ya interminable lista de casos que se desplazan, uno tras otro, por su magnitud.

“Tengo dolor de abogado” manifestó Juan Carlos Esguerra, exministro de Justicia, quien indicó que “ahora tengo la preocupación de decirles a mis alumnos que crean en la justicia”. Y esa debe ser una pregunta que asalte en estos momentos a la academia. Hace unos días un profesor, Rodrigo Muñoz Grisales, doctor en Filosofía y especialista en filosofía del humanismo, planteó en un artículo periodístico la siguiente inquietud: “¿será entonces que un cierto sustrato ideológico y moral de nuestra educación actual, en particular la profesional está, en primer lugar, legitimando una especie de ‘todo se vale y contra todos’?”. Para Muñoz “la producción de conocimiento, lo mismo que su impartición, se ocupa más de cosas como la explicación causal o la relación causa-efecto”, y agrega, “el segundo ideario que nos rige tiene que ver con el discurso económico que promueve casi religiosamente la globalización”. “La universidad debe erigirse en guardiana de los fines de la sociedad, está llamada a problematizar y cambiar esas grandes ideologías que hoy atrapan al mundo y lo empujan a una carrera loca por el economicismo y el éxito individual”.

Autor:
Luis Fernando Rueda
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad