Publicidad
Vie Nov 17 2017
21ºC
Actualizado 06:39 pm
Lunes 11 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

De la gestión cultural a la economía naranja

Columnista: Luis Fernando Rueda

La capital santandereana, durante los meses de agosto y septiembre, vive una serie de actividades culturales que, sin proponérselo, coinciden una tras otra. Primero el Festival Internacional de Piano de la UIS, luego el Festival de Cine de Santander, entre ellos el Festival de Teatro Santander en Escena, cerrando agosto llega la feria del libro de Bucaramanga, Ulibro, y septiembre despunta, desde hace siete años, con el Centro con las Salas Abiertas. No podría dejar de mencionar el inolvidable Festival Abrapalabra, que a pesar de su agonía, ha logrado salir airoso dignamente en el mes de octubre.

¿Pero qué hace que estos eventos se mantengan y perduren en el tiempo? Principalmente, por obra y gracia del esfuerzo privado, y en algunos casos, por el clásico “amor al arte” de unos pocos que arriesgan hasta su propio capital con tal de sacar adelante lo que corre peligro de volverse una quimera. Esa es una costumbre arraigada en la difícil tarea de la gestión cultural. En contraste, existe una tendencia que ha venido ganando terreno: la economía naranja.

La economía creativa representa entre el 3,3% y el 3,5% del PIB en Colombia, es decir, mueve una suma que alcanza los $18 billones de pesos anuales. Cerca de 800 mil empleos se generan alrededor de este sector que impulsa las industrias creativas y culturales.

Hace cuatro meses el Congreso de la República aprobó el proyecto de Ley 1834 del 23 de mayo de 2017 que impulsa la economía creativa o Ley Naranja. Esta norma fomenta, incentiva y protege las economías creativas en el país. El articulado incluye la creación de líneas de crédito y cooperación técnica, posibilidad de que los emprendedores culturales accedan a líneas de crédito a largo plazo y defensa de la propiedad intelectual, entre otros. “Lo que se busca es que el entorno cultural del país y el ecosistema de las industrias creativas se fortalezcan desde el más pequeño grupo cultural sin ánimo de lucro hasta el gran empresario”, advirtió Mariana Garcés, ministra de Cultura, en el periódico El Nuevo Siglo. La tarea es, entonces, aprender a interpretarla.

Autor:
Luis Fernando Rueda
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad