Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 08:25 pm
Lunes 20 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Razones de peso

Columnista: Luis Fernando Rueda

“¿De qué es el jugo?” Es la pregunta habitual de los jóvenes cuando pasan a la mesa a almorzar. Generalmente, si corresponde a un fresco poco conocido –como también se les llama a estas bebidas naturales- arrugan el rostro y prefieren acompañar los alimentos con agua o una gaseosa. Por supuesto esta última opción es su preferida. Los padres de familia, en la mayoría de los casos, hemos ido perdiendo esa batalla.

En Colombia, según el Ministerio de Salud, la tasa de obesidad se ha triplicado desde 1980. El mayor crecimiento se ha producido en el rango de edad de los 5 a los 17 años y se estima que anualmente mueren cerca de 4 mil personas a causa de enfermedades relacionadas con la obesidad. Hoy es más frecuente encontrar, en los diagnósticos médicos, que la mala alimentación es uno de los indicadores que más pesan en la prevalencia de la diabetes, hipertensión e hipercolesterolemia (alto niveles de colesterol), con graves consecuencias a largo plazo.

The New York Times se encargó de revelar esta semana los distintos episodios de acoso e intimidación que sufrieron el año pasado miembros de una organización colombiana que luchó por lograr el establecimiento, por parte del Congreso, de un impuesto del 20 % a las bebidas azucaradas. Según la publicación, la reacción de la industria de los refrescos lo impidió: los honorables congresistas negaron la iniciativa. Es claro, según declaraciones del ministro de Salud, Alejandro Gaviria, para el NYT, que “en Colombia, la industria azucarera y las principales empresas de medios pertenecen a los mismos conglomerados económicos. Tienen un poder intimidatorio. Y lo usaron”.

Hace 15 días otra organización, Red Papaz, lanzó una agresiva campaña en contra de los famosos alimentos de paquete, denominada “No coma más mentiras”. A sus argumentos le sobran razones de peso: “Los perjuicios de la comida chatarra se comprueban con evidencia científica, y los debates sobre alimentos y bebidas industriales tienen un carácter mundial y ya han dejado desenlaces que vale la pena tener en cuenta”. Esperemos a ver qué tan largo es el brazo de la industria de alimentos.

Autor:
Luis Fernando Rueda
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad