Lunes 05 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Vergonzosa indolencia

Columnista: Luis Fernando Rueda

Mientras que en municipios como El Socorro y San José de Suaita, en la provincia Comunera, sacan pecho y muestran con orgullo la Casa de la Cultura ‘Horacio Rodríguez Plata’, lugar que guarda la memoria de la revolución comunera, o el Museo del Algodón y Fábricas, que conserva la historia de la producción de hilados en Santander, en Bucaramanga, la flamante capital “sostenible”, la quinta ciudad más importante del país, la de menor índice de pobreza y mejores condiciones para recibir inversión, entre otros flamantes adjetivos, vemos con vergonzosa indolencia cómo se apaga de a poco el museo ‘Casa de Bolívar’.

No ha valido, ni siquiera, que esta casona colonial en donde se hospedó el Libertador con ocasión de los sucesos de la Convención de Ocaña, entre abril y junio de 1828, hubiera sido declarada como Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional. Nada pareciera conmover a las autoridades que, en el papel, tienen que responder por su mantenimiento, cuidado y preservación. Resulta inaudito que este lugar, que guarda para su exhibición una biblioteca especializada en historia regional, un archivo, una sala histórica y otra arqueológica, refleje tal estado de postración que da pena ajena.

Según un experto en recuperación de bienes públicos la Constitución de 1991 creó talanqueras para transferir recursos del Estado a entidades de carácter privado, como la Academia de Historia de Santander, responsable de su administración desde 1950. Lo que surgen –dice la fuente- son convenios interinstitucionales que se hacen a criterio de los mandatarios de turno, y la Casa de Bolívar, lamentablemente, no produce votos.

La administración departamental ha dejado pasar los recursos del impuesto nacional al consumo de la telefonía móvil destinados al fomento de la cultura o, como el año anterior, repartió la plata girada por la Dirección de Patrimonio en otros municipios. Hace poco vino una comisión del Ministerio de Cultura a revisar el estado de las mantas Guane y, de no mejorar las condiciones del lugar, serán trasladadas a Bogotá.

Autor:
Luis Fernando Rueda
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad