Lunes 18 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Santander a la espera

Columnista: Luis Fernando Rueda

Hoy amanecimos, nos guste o no, con un presidente electo que tendrá como principal tarea, en las horas que están por venir, tender puentes hacia las fuerzas políticas adversarias con el fin de recuperar la tranquilidad extraviada en una sociedad que se polarizó hacia los extremos.

La democracia en Colombia demostró, una vez más, que sigue siendo una de las más sólidas en Latinoamérica y que, a pesar de las enconadas diferencias de una campaña como la que finalizó ayer, no hay lugar a la sospecha. Punto a favor de la Registraduría.

Para destacar el valor histórico que tiene para nuestro país el hecho de que el próximo 7 de agosto una mujer se va a sentar en la silla vicepresidencial, como muestra de esa reivindicación del género femenino en el ejercicio de la política, que no ha sido ajeno al tristemente célebre machismo nacional.

A diferencia de otros países, la figura vicepresidencial en Colombia no se limita únicamente a llamar todos los días a la Casa de Nariño para preguntar por la salud del presidente sino que, como ha sido costumbre, la nueva vicepresidenta tendrá su papel protagónico en el gobierno entrante.

Un nuevo Congreso tomará posesión el próximo 20 de julio, allí se concretarán las alianzas que facilitarán la gobernabilidad del presidente electo -o se la dificultarán- y, por primera vez, el candidato derrotado tendrá una curul reservada para que, desde allí, lidere la oposición como una nueva fórmula de garantizar más contrapesos en nuestro sistema democrático.

Especial atención habrá que poner, en esta nueva etapa, a la esperada representación santandereana en la futura toma de decisiones que traiga beneficios a la región. A diferencia de departamentos como Antioquia, Valle del Cauca y Atlántico, Santander se ha acostumbrado a pasar “de agache” en los puestos de privilegio, conformándose con ser un gregario en el pelotón.

Hace rato que nuestra clase empresarial le da sopa y seco a la floja clase política de esta comarca la cual, en contadas ocasiones, alcanza figuraciones que resultan siendo marginales.

Santander merece, en el nuevo gobierno, un trato mucho más digno.

Autor:
Luis Fernando Rueda
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad