Lunes 25 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Gran diferencia

Columnista: Luis Fernando Rueda

Una denuncia, en el sexto país del mundo en donde más se demora un proceso en ser cosa juzgada, no se le niega a nadie. Uno de los principales problemas de la congestión en los tribunales, aparte del bajo promedio de jueces -10 por cada 100.000 habitantes- es el grueso número de procesos que se acumulan en los despachos.

Se calcula que pueden estar por el orden de los 3 millones. Denuncias en Colombia hay de todos los tipos y se ventilan por todos los medios. Sin embargo hay algo que resulta usual en nuestro contexto, especialmente cuando se tiene rabo de paja, y es utilizar estos mecanismos para empañar la trayectoria profesional de una persona, cuando no se trata de amedrentar, con el fin de satisfacer intereses personales. Y es triste ver cómo se instalan incluso flamantes dirigentes capaces de renegar de sus propias obras o guardar solapado silencio. Y no hay sino que fabricar una mentira para cabalgar sobre ella para desviar la atención, justificar las acciones u omisiones de un tercero o, sencillamente, cobrar revancha. Filtrar información a través de supuestos “influenciadores” en redes sociales, que repiten como loros lo que no conocen, además de establecer alianzas con personajes de dudosa reputación, para que desde el púlpito pagado con nuestros impuestos hagan las veces de amplificadores. Su torpeza se evidencia cuando, por hacer las veces de adalides de la justicia, no saben utilizar el lenguaje jurídico para diferenciar una querella de una demanda o una acción de cumplimiento. No calculan que podrían incurrir en un delito al violar la reserva del sumario. Los despachos se llenan de esa clase de basura, con versiones a medias, como si se tratara de dictar sentencia anticipada por medio de la condena social. El periodista Hassan Nassar escribía, a propósito del tema, que "mientras los colombianos no sepan o malintencionadamente no quieran diferenciar entre una investigación y una condena se seguirá atropellando la dignidad de muchas personas. Todos podemos ser sujetos de una investigación, no todos los investigados resultan condenados. Gran diferencia".

Autor:
Luis Fernando Rueda
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad