Miércoles 22 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Luis Pinilla Pinilla
Patrocinado por:
Jueves 07 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

El paro cafetero

Autor: Luis Pinilla Pinilla

La crisis que golpea al sector cafetero me llevó a mirar en “Siglo XX a través de El Tiempo”, 1975, donde, enmarcado por los titulares: “Volvió el estado de sitio a Colombia – Aumentan los conflictos laborales”, se lee: “Bonanza cafetera – Luego de que en los primeros meses del año los precios del café siguieron descendiendo, la naturaleza le dio la mano a Colombia. Las heladas en el Brasil destruyeron gran parte de la cosecha cafetera de ese país, lo que ha desatado un alza en los precios del grano.”

Los conflictos, la confusión económica, y por ende política, eran tales, que analistas de distintos sectores y categorías propusieron al presidente López Michelsen aprovechar el incremento de los ingresos producido por la bonanza cafetera para superar la crisis, a lo cual el Presidente respondió que la “bonanza cafetera es de los cafeteros” y hasta ahí llegó la discusión.

Ahora bien, la trascendencia de la economía cafetera ha sido de tal magnitud que en alguna época se decía que Colombia era un país mono cultivador y mono exportador, queriendo indicar la importancia que para el país tenía y sigue teniendo el café. Para todos, especialmente los directamente comprometidos en el tema, sería muy conveniente, para conocer la historia y no ser obligados a repetirla, estudiar la obra de Charles W. Bergquist “Café y conflicto en Colombia, 1886-1910 – La Guerra de los Mil Días: Sus antecedentes y consecuencias”.

En alguna parte de su obra Bergquist analiza la caída de los precios del café en 1896 y cómo con ella se van afectando los ingresos en divisas de todos los colombianos y los ingresos aduaneros del Gobierno. Refiere Bergquist, cómo los cafeteros culpan al “gobierno de la baja económica y utilizan los medios pacíficos a su disposición para cambiar los sistemas fiscales y políticos”, medios pacíficos, resalto. “O tiempos o costumbres”, decía Cicerón.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones