Publicidad
Publicidad
Mié 4 de Mar de 2015
24ºC
Actualizado 10:17 am
Jueves 25 de Julio de 2013 - 12:01 AM

Madiba II

Sudáfrica llevaba 342 años de dominación blanca y 46 de intensa segregación racial. Mandela se convirtió en mayo 10 de 1994, en el primer presidente negro.

Promovió la resolución pacífica de los conflictos y la igualdad de derechos. Clamó por la reconciliación racial y la prosperidad económica para lograr unir un país multicultural y multiétnico destrozado por viejos odios y violencias. “Creo que Nelson Mandela y Martin Luther King, con notables diferencias, tienen algo en común: la urgencia de promover una verdadera transformación de la realidad que lleve la fuerza de la indignación, pero también la ética del amor. En el caso de Mandela, esa determinación de ser agente de perdón y reconciliación en una nación profundamente dividida y fragmentada, violentada y sufrida, fue lo que le dio fuerza a su lucha y su proyecto político.” (Álvarez)

En su discurso de posesión recuerda a Marianne Williamson, oportuno ante la desesperanza de algunos de lograr la paz: “Nuestro temor más profundo es nuestro poder / nuestro temor más profundo no es que seamos inadecuados, / nuestro temor más profundo es que somos inmensamente poderosos. / Es nuestra luz y no nuestra oscuridad la que más miedo nos da. / Nos preguntamos ¿Quién soy yo para ser brillante, precioso, dotado y fabuloso? / De hecho ¿Quién eres para no serlo? / Eres un hijo de Dios. Empequeñecerte no sirve al mundo. / No es de ser iluminado encogerte para que otros no sientan inseguridades en tu presencia. / Nacimos para manifestar la gloria de Dios presente en nuestro interior. / No existe en tan solo algunos de nosotros, / existe en todos y cada uno. / Y a medida que permitamos brillar nuestra propia luz, / inconscientemente damos a otros / permiso para hacer lo mismo, / a medida que somos liberados de nuestro propio temor, / nuestra presencia automáticamente libera a otros.”

Es la representación del triunfo, de la esperanza sobre la desesperación y el amor sobre el odio y la violencia que necesitamos.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Popular content

Publicidad
Publicidad
Publicidad