Publicidad
Dom Nov 19 2017
19ºC
Actualizado 07:08 pm
Jueves 13 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Una nación inestable

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

Como nuestra historia es repetitiva, es inevitable repetir su narración. El siglo XIX se caracterizó por la sucesión de guerras civiles, ocho en 83 años; culminando con la Guerra de los Mil Días, que termina en 1902 con los Tratados de Neerlandia, Wisconsin y Chinácota. De 1902 a 1931 hay una calma chicha, que culmina en 1931 con la aparición de la violencia partidista en la cual “a unos los matan por godos a otros por liberales” (Arnulfo Briceño).

La violencia partidista termina con el Frente Nacional pero el daño estaba hecho y de sus rescoldos surge la violencia bandolera, que termina en la Presidencia de Guillermo León Valencia, “El Presidente de la Paz”. Lamentablemente, como el terreno estaba “abonado”, Fidel Castro y su “política” de exportación de la revolución crean el Eln y las Farc, que son las que ahora estamos erradicando, después de cincuenta años. Quiera Dios que este proceso culmine satisfactoriamente, permitiéndonos transitar por los senderos de la paz, la cual tendremos que seguir construyendo entre todos y por siempre.

Ahora bien, consustancialmente, como causa o efecto, con la sucesiva modalidad de violencias hemos tenido una manifiesta inestabilidad institucional que pareciera culminar con la Constitución de 1991, sin entrar a enumerar las reformas que esta ha tenido.

En otro ámbito, viniendo al presente, durante décadas Colombia, con lo bueno y lo malo, fue bipartidista, conservadores y liberales, ahora, con lo bueno y mucho más lo malo, hay por lo menos siete partidos constituidos formalmente, o de escritorio, que nadie sabe ni de dónde vienen ni para dónde van.

Lo anterior nos trae veinte o más precandidatos presidenciales, la mayoría de ellos totalmente descartables; dos o tres que deben esperar una mayor experiencia política-administrativa, y sin que ahora esté haciendo campaña por ellos, me preocupa el “modus” de renuncia de Juan Carlos Pinzón como embajador, al igual que en lo que está transcurriendo la campaña de Germán Vargas Lleras. Que Humberto De La Calle y Sergio Fajardo se definan satisfactoriamente.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad