Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 07:09 am
Jueves 03 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

La Constitución de 1991

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

La constitución de 1991 surge de manera extra-constitucional, previos diversos “malabares” jurídico-políticos: “Séptima papeleta”; votación dividida de la Corte Suprema de Justicia en su función constitucional; acuerdo de paz con el M-19; presión a las Farc mediante bombardeo a Casa Verde; invitación abierta y permanente a los grupos subversivos para que participen en la Asamblea Nacional Constituyente.

Valgan como anécdotas: el Congreso de la República fue elegido en marzo de 1990 con una participación electoral del 55,5%; la Asamblea Nacional Constituyente fue elegida en diciembre con una participación electoral del 26,1%. No obstante el compromiso político inicial del Gobierno, la Asamblea revocó el mandato de los congresistas; el nuevo Congreso fue elegido en octubre de 1991con una participación electoral de 35,1%. Salvo unas pocas voces aisladas, nunca se dio el debate de causas, consecuencias, legitimidades.

Durante 1996 el Congreso discutió y aprobó en primera vuelta una reforma constitucional en 48 artículos propuesta por el Gobierno Samper, que optó por retirarla para la segunda vuelta ante cuestionamientos sobre vicios de procedimiento.

En 1998 fue debatida en el Congreso y aprobada en su primera vuelta, una propuesta de reforma presentada por el Gobierno Pastrana y contenida en 35 artículos, propuesta que, después de idas y venidas, se hundió en el Congreso.

La inestabilidad histórica de nuestra constitucionalidad, inevitablemente se traduce en inestabilidad normativa en todos los órdenes, esto es, en inestabilidad institucional. Colombia no ha encontrado la institucionalidad que interprete cabalmente su realidad ética, cultural y sociológica.

En su momento, 1998, Jaime Bernal Cuéllar, Procurador General, habla de: “inflación legislativa,… hay normas para todo… y reformas inmediatas a las reformas.” A su vez Alfonso Gómez Méndez, Fiscal, habla de Colombia como “un país esquizofrénico, donde la norma dice una cosa y la realidad nacional es otra bien distinta.”

Que cada quien analice la situación normativa que estamos viviendo ahora.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad