Publicidad
Vie Sep 22 2017
21ºC
Actualizado 09:59 pm
Jueves 10 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Siguiendo con la realidad

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

La desinstitucionalización que he referido en columnas anteriores analizando la realidad jurídico-política que desestabiliza el estado, me lleva a recordar la realidad que hemos vivido en familia, en nuestros trabajos como el Sena, el ICBF, y las fundaciones desde las cuales hemos trabajado humana y profesionalmente. No hemos podido, con Sonia, dejar de ver la realidad del país, no en los libros o los periódicos, sino entre el barro, visible con mayor intensidad por la gran desigualdad que sufre el país, que las circunstancias nos llevaron a conocer de cerca.

Vivimos las violencias desde nuestro Santander, donde rojos o azules saltaban tapias de los solares para defenderse por ser lo uno o lo otro. Supimos de cadáveres arrojados por las faldas de nuestras montañas y de guerras como “la de los Mil Días”, con cruentas batallas como Palonegro, donde se distinguían los dos bandos por portar o no camisa y cuyas osamentas contemplamos en las lomas de aquella batalla, apiladas en una pirámide sin entender la razón de aquellas masacres. Las imposibilidades de pasar de algunos pueblos a otros so pena de perder la vida; la increíble batalla que significó el 9 de abril de 1948 en mi natal Barrancabermeja, donde asesinaron a mi padre, de la que nos salvaron amigos liberales porque estábamos en riesgo, por ser conservadores, de morir toda la familia.

Vino la guerrilla en todos sus nombres, los paras, los narcotraficantes, las bombas y destrozos, por todas sus montañas y pueblos. ...Y me decía con el poeta: “Y todo pasará. Y yo estaré contigo en la mañana de las reconstrucciones, estaré en todas partes por donde la muerte anduvo desalojando la esperanza.”

Y creo que al fin tengo un poco de esperanza, pero hoy me cuestiono y siento la necesidad de seguir andando: La corrupción es violencia, la desigualdad es violencia, el fanatismo lleva a la violencia, y por eso pedimos a Dios poder seguir haciendo cosas que mitiguen el dolor de tantos niños abandonados, para que nunca tengan que vivir sin papá.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad