Publicidad
Mar Nov 21 2017
25ºC
Actualizado 12:40 pm
Jueves 24 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

¡Bienvenido Papa Francisco!

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

Ante la próxima gratificante visita del Papa Francisco, recuerdo algún artículo de hace varios meses donde imploraba por suprimir del Credo las palabras: “descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos”, porque dentro de la espiritualidad de mi Iglesia, es un imposible creer, predicar que Jesús haya descendido a los infiernos.

Ante esta “prédica” no son de extrañar tantas mentiras, injurias y calumnias que se profieren en Colombia y en el mundo con que enjuiciamos a nuestros semejantes, culpables e inocentes. Valga lo anterior ante el momento verdaderamente crítico que vivimos con el actual proceso de paz con las Farc, el cual el Papa Francisco ha calificado como “un primer paso” en la construcción de la paz, misión de todos y por siempre.

Son de reconocer los errores, las equivocaciones del Gobierno al igual que el ir y venir de las Farc, que ni ellas como agrupación sabrán explicar el por qué y para qué, pero igual hay que reconocer que bastante se ha avanzado en el proceso: entrega de armas muchas ¿o todas? tal vez ni las mismas Farc lo sepan; la desmovilización total o ¿solo parcial?; reconocible disminución del número de muertos... Lo positivo es que esa modalidad de violencia ha disminuido ostensiblemente y quiera Dios que se extinga por completo.

Dentro de lo positivo que tiene el proceso está el reconocimiento internacional, respaldo incluido empezando por la ONU que está comprometida en su desarrollo.

Por todo esto, bienvenida la visita del Papa Francisco a Colombia, incluido su paso por Villavicencio donde orará con víctimas del conflicto. ¡Que Dios los oiga, nos bendiga! Y dentro de todo esto, que aceptemos que a todos nos corresponde nuestro “aporte” en la construcción de la cultura de la paz, reconociendo que esta lleva incluida la del “destierro” de la corrupción, que va de la mano con la violencia.

“Señor, en ti busco protección; ¡no me defraudes jamás! ¡Ponme a salvo pues tú eres justo! Dígnate escucharme; date prisa, líbrame ya!” (Salmo 31)

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad