Publicidad
Mié Sep 20 2017
20ºC
Actualizado 10:00 pm
Miércoles 30 de Agosto de 2017 - 03:17 PM

“La corrupción es intrínsecamente proselitista”

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

Son palabras del Papa Francisco a las cuales agrega que la corrupción “genera una cultura auto justificante, que menosprecia a los demás”.

Palabras que complemento con otras del Procurador Fernando Carrillo: “Colombia ha vivido muchas guerras en las últimas décadas para ganar la paz. Hoy vive la más importante de sus batallas. Esta vez, contra los corruptos, que han promovido los antivalores que han pervertido y convertido la justicia en un trueque de favores; la iniciativa privada, en una feria de coimas; la democracia, en una nave que cruza tormentas azuzadas por el populismo; y la educación y la salud, en botín de los más avivatos. La corrupción es además una amenaza letal a la reconciliación.”

Tomando el proceso de “la reconciliación” en que estamos, preocupante el acta de entrega de bienes por parte de las Farc, que el Vicepresidente Óscar Naranjo califica como un hecho “cínico” y el Procurador como “un mal chiste”. Pensando con el deseo lo anterior, ojalá sea solo esto y no un acto más de corrupción por parte de las Farc que “derrumbe” el proceso; personalmente prefiero seguir viendo a Timochenko, Iván Márquez y demás, con su sonrisa cínica que volverlos a ver con un fusil.

En espacio diferente, imposible hacer en un artículo la enumeración de  actos corruptos, tan innumerables que el Papa Francisco tilda la corrupción como “proselitista”. Sabemos desde siempre de actos corruptos en organismos del Estado, el Legislativo, el Ejecutivo; lo que si produce ira santa es que la “cultura de la corrupción” haya llegado a tanto que Magistrados y otros altos funcionarios de las Cortes estén siendo enjuiciados por actos de corrupción.

Ahora bien, he sido repetitivo sobre el “enlace” que existe entre la corrupción y la violencia y en que construir una cultura de la paz, en toda la extensión del término, es una función de todos y por siempre, debiendo preguntarnos que hemos aportado y que debemos aportar, llevados de la mano de Dios, para vivir y, mejor aún, para legar a nuestros hijos un mundo mejor.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad