Publicidad
Dom Nov 19 2017
19ºC
Actualizado 07:08 pm
Jueves 14 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

La paz requiere de reconciliación

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

En la visita del Papa Francisco, observando la beatificación del sacerdote Pedro Ramírez, asesinado en Armero el 10 de abril de 1948, el mismo día que mi padre en Barrancabermeja, pensaba que todos somos vulnerables ante las circunstancias de amenaza que nos presenta la vida. Los dos asesinatos fueron reacción del “bogotazo”, que explotó a raíz del asesinato de Gaitán en Bogotá el 9 de abril de 1948, 1:05 p.m., ocasionando la muerte de muchas personas que nada tenían que ver con intereses de poder. Con lo limitadas de las comunicaciones entonces, hace más de 69 años, ¿cómo, en tres poblaciones tan distantes, se produjo de inmediato tan salvaje reacción?

En circunstancias tan diversas y lugares tan lejanos, todos podemos ser víctimas de las violencias que han azotado este país porque todos, dice el Papa, somos vulnerables, todos tenemos “la cualidad para poder ser heridos”. Hemos sido una cultura de violencias desde siempre.

Por ello la reconciliación debe empezar en el corazón de cada quien; siempre agradeceremos a nuestra madre quien nos decía cuando le preguntábamos sobre el asesinato de papá: “déjenle eso a Dios, amén, nunca odien”. Coincidiendo hoy con el Papa Francisco: “el amor es más fuerte que la muerte y la violencia”.

Y como violencia y corrupción van de la mano, también nos predicó el Papa Francisco: “todos somos vulnerables” y “el diablo entra por el bolsillo”, referido al dinero asumido como un fin. Y como de asumir sus mensajes benditos se trata, también nos enseñó: “En Colombia hay situaciones que requieren de reconciliación y paz”. “Colombia, déjate reconciliar, no le temas a la verdad.” Y como conclusión transcribo: “Compromiso de paz sin reconciliación siempre será un fracaso.”

Gracias Jesús por nuestro Papa Francisco y su estimulante visita, haz que la sorprendente acogida que recibió de toda Colombia sea un impulso bendito para que “demos el primer paso” en la construcción del país.

Sin perdón no es posible la paz con nosotros, la sociedad y la naturaleza. Y ¡nunca perdamos la esperanza y los sueños!

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad