Publicidad
Vie Nov 24 2017
21ºC
Actualizado 09:57 pm
Jueves 05 de Octubre de 2017 - 12:01 AM

Violentos somos

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

La historia de Colombia ha estado enmarcada desde siempre por la violencia a través de la cual se ha pretendido solucionar toda clase de conflictos, siempre inherentes a la condición humana. Lo anterior ha producido que, después de más de dos siglos de una secuencia interminable de distintas manifestaciones de violencias, se haya generado toda una cultura de la violencia que se expresa en la violencia consuetudinaria de cualquier barrio o vereda y en el mismo entorno familiar.

No afirmo que una cultura de la violencia sea la causa única de nuestras violencias y mucho menos hablo de componentes genéticos, tema propio de la investigación biológica, pero sí digo que mientras no consigamos aceptar, para superarlo, que hay un ingrediente cultural en nuestras violencias, será una quimera tratar de construir la paz.

Es difícil, tan difícil que hasta hoy ha sido imposible pero sí se puede construir la paz. Para ponerlo a la luz de la consigna: verdad, justicia y reparación, conocer la verdad verdadera no es fácil y a las víctimas siempre nos atropellan las preguntas. La justicia y la reparación son otros asuntos igual de complicados, empezando porque hay que resolver la incógnita de quién, sobre quién y a favor de quién se aplica.

Ahora bien, en esta fórmula falta el elemento más importante y tal vez por eso mismo el más difícil de aplicar en cualquier proceso que conduzca hacia la verdadera paz: el perdón; que es bien distinto del olvido, las víctimas nunca podremos olvidar que nos asesinaron un ser querido, ni una comunidad podrá olvidar que se cometió un genocidio; pero sí podemos perdonar, con un perdón que va más allá de indultos y amnistías, con el perdón que sale del corazón, que no tiene condiciones pero sí merece el arrepentimiento en reciprocidad; elementos estos dos, perdón y arrepentimiento, que conducen hacia la reconciliación, requisito sine qua non para construir la paz. Sin perdón y arrepentimiento, como personas, nunca podremos vivir en paz y como sociedad, solo seguiremos la secuencia interminable de violencias que hemos padecido desde siempre.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad