Jueves 01 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

El 2018 me augura gratas satisfacciones

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

Primero fue el maravilloso paseo por nuestro Gran Santander, Bucaramanga, Barrancabermeja y sus alrededores, con gratas rememoraciones de niñez, juventud, vida plena. A continuación regresar al “Viejo Tolima”, Melgar, Carmen de Apicalá y volver a contemplar el verdor de sus montañas. Todo lo anterior con la compañía de hijos y, en la primera etapa, con la acogida de familiares que siempre están en los recuerdos.

Paseos que, ante los tiempos que vivimos, me permitieron rememorar históricamente que en la década de 1950, Santander y Tolima fueron máximas víctimas de la salvaje violencia partidista, liberal-conservadora, viviéndose actualmente una relativa paz que pudimos disfrutar.

Lo anterior, eminentemente constructivo, nos permitió tranquilidad ante las tragedias que estamos padeciendo y que alcancé a describir en mi artículo anterior “Incidencia de la ética en la construcción de paz”. Una de las tragedias, la del derrumbe de edificios en Medellín y Cartagena y la del puente Chirajara, esperando que los análisis de las causas de los derrumbes terminen satisfactoriamente, en forma de evitar que se vuelvan a repetir. Y que ojalá no aparezcan faltas éticas.

La máxima tragedia nacional continúa, con las diversas modalidades de violencias en las cuales, como lo hemos analizado en diversas oportunidades, existe una grande y gravísima incidencia de carencia de ética, como se manifiesta en el momento con la actuación del ELN cuyo comportamiento ha obligado al Presidente Santos a suspender el 5o. ciclo de conversaciones en búsqueda del cese del conflicto.

A propósito, recuerdo que poco después de la conformación del ELN con el Manifiesto y toma de Simacota, 7 de enero 1965, siendo Alcalde de Barrancabermeja, 70-72, nos correspondió padecer la expansión del ELN por el Magdalena Medio.

Ante la situación actual me sigue siendo preferible oír discursos de candidato presidencial de Timochenko, que tenerlo en el monte echando plomo, discursos que ojalá sirvieran de “modelo” al ELN para terminar su más de medio siglo de violencias.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad