Publicidad
Sáb Nov 25 2017
20ºC
Actualizado 08:20 pm
Jueves 06 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

“La paz es el camino”

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

Decía Gandhi, la paz es recorrer este camino, tomando conciencia de ésta obligación. Doblegados ante las violencias, nos resignamos ante la realidad de un país bañado en sangre de hermanos porque cada posguerra, ha sido una nueva guerra. Es preciso perdonar, quien perdona “Deja de ser víctima y se convierte en superviviente. Sobrevivir significa que sigue habiendo vida después de aquella experiencia.” Dice el obispo de Barrancabermeja Monseñor Camilo Castrellón. Venzamos las violencias con un cambio desde nuestro propio yo, desde nuestra familia y desde la responsabilidad que emana  del amor por Colombia. “Un escritor italiano, Curzio Malaparte, decía que hay dos maneras de cumplir ese deber de amor a la patria: la una es dolorosa y amarga, porque trata de mirar su miseria, su pobre realidad, sin presentarla como virtud pero sin esconderla para levantar el carácter nacional, a fin de buscar alivio; la otra, la de que es bueno todo lo que somos sólo porque así somos, y que nuestro deber comienza y termina en nuestro propio grupo social, sin compromiso alguno ante la suerte de los demás, ni preocupación por sus dolores. La primera forma es la del inconformismo que quiere cambios, que busca soluciones. La segunda, la de la resignación y la conformidad que disfraza todo con tal de no perturbar la comodidad particular.” (Belisario Betancur)

El poeta Sicilia, víctima en México de la muerte de su hijo, escribe al sub comandante Marcos: “Queremos decirles también que aunque no nos entiendan, esa capacidad para tratar de hacer la paz incluso con nuestros adversarios, porque creemos que los equívocos de un ser humano no son el ser humano, sino una alienación de su conciencia que hay que transformar mediante la paciencia del amor, los desconcierte, compartimos los mismos anhelos y esperanzas, las de “un mundo en el que quepan muchos mundos”… Caminar, dialogar, abrazar y besar, esas cuatro maneras que encontramos en nuestra historia hecha del mundo indígena y del mundo occidental, son las formas que asumimos no solo para acompañar a otros y a otras, sino para encontrar el camino perdido y hacer la paz. Caminar, es ir al encuentro de los otros; dialogar es desnudar, estremecerse, iluminar la verdad que al principio escuece, pero después consuela; abrazarse y besarse es no sólo hacer la paz, sino también romper las diferencias que nos dividen y enfrentan”

Como el poeta creemos que la guerra siempre nos involucra: “Yo o él”,/ así comienza la guerra./ Pero acaba en un encuentro embarazoso: “yo y él” (Darwish).

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad