Publicidad
Sáb Nov 18 2017
21ºC
Actualizado 06:39 pm
Jueves 08 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Hacedores de vida

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

“Imaginemos una niña de 12 años que ya es madre. Imagínese que fuera su hija o su sobrina. El caso del que voy a hablar es la concreción de la anterior pesadilla. Una niña de 12 años quedó embarazada. Ella solicitó una interrupción de su embarazo de manera oportuna, pero fue obligada a continuarlo por la inoperancia y violación manifiesta de sus derechos por parte de la entidad de salud a la cual estaba afiliada…” (F. Thomas)

Imaginemos el hijo de esa niña de 12, quien gracias a las últimas medidas de la legalidad, al desquicie de nuestra sociedad, se le ha privado, no de “sus posibilidades de escolaridad ya precaria”, sino de su derecho a vivir.

Imaginemos a ese niño creciendo, gracias a que se le permitió vivir y a una adopción que le dio una oportunidad nueva a él y a su nueva familia. Imaginemos a ese niño abrazando cada mañana a su papá llenándolo de alegría y mirando la vida con sorpresa, esa a la que casi no le permiten llegar. La brisa enredando sus rizos y su boquita llena de sonrisas. No solo es la felicidad de su nueva familia sino la esperanza del mundo que anhela seres que han sido amados, pese a las dificultades de la sociedad, que piensan no solo en sus derechos y posibilidades, sino en las de los otros que los rodean; que no solo ejercen el derecho sobre sus cuerpos, sino que desean un mundo mejor. Que luchan y pasan noches en vela pensando en los derechos de los demás; que dan una sonrisa, abrigo y amor a los olvidados de una sociedad egoísta que casi lo destruye. Ese niño que para las feministas es un estorbo, que se quieren quitar de encima; que para algunos legisladores y jueces es un desechable más, ese ser puede ser su hijo, el consuelo de sus días, el hacedor de una sociedad nueva. Es el que hoy se nos presenta como inviable, desconociendo el valor de la vida.

Por qué en lugar de considerar “Un importante avance y reafirmación del derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo no deseado”, no buscamos construir una vida más humana donde los niños puedan nacer y ser acogidos y en vez de buscar que las mujeres puedan liberarse de los hijos y la familia, preguntarnos como hacer del trabajo una actividad más humana para que hombres y mujeres puedan tener una seguridad económica y afectiva sin sacrificar sus familias  buscando un orden social acorde a la dignidad humana.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad