Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm
Jueves 12 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Rezagos de “El Bogotazo”

Columnista: Luis Pinilla Pinilla

Como cada 9 de abril, a lo largo de 64 años surgen nuevos enfoques y versiones alrededor del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. Ahora el debate está en si quien aparece en el billete de mil pesos al lado Gaitán, es Fidel Castro; el autor del diseño del billete, José Antonio Suárez, ha dicho que no.

Sí o no, lo cierto es que en “Vivir para contarla”, García Márquez habla de “un hombre alto y muy dueño de sí, con un traje gris impecable como para una boda… el hombre de gris que nunca fue identificado… la imagen del hombre que parecía instigar al gentío frente a la farmacia,… con un vestido de gran clase, una piel de alabastro y un control milimétrico de sus actos… que lo recogieron en un automóvil demasiado nuevo tan pronto como se llevaron el cadáver del asesino”. La descripción física que Gabo hace del personaje, bien puede ser identificable con la del hombre del billete; de cualquier modo, bueno fuera que Gabo aclarara si el hombre que él describe es Fidel Castro.

Lo comprobado es que Castro estuvo ese día, a esa hora, en el sitio donde asesinaron a Gaitán; en palabras de Gabo: “Gaitán en persona anotó la cita en la agenda de su escritorio, en la hoja correspondiente al 9 de abril: ‘Fidel Castro, 2 pm’”. También describe ampliamente Gabo, la participación activa de Castro en la orientación que debía seguir la chusma y en su trabajo de convencimiento hacia la Policía para que fuera copartícipe en la asonada.

No obstante las distintas versiones sobre el motivo del asesinato de Gaitán, entre más pasa el tiempo más se reafirma la versión inicial que dio el Gobierno: se trató de un complot de la Unión Soviética para sabotear la reunión de la Conferencia Panamericana, que trajo consigo la creación de la OEA; esperaban los soviéticos que con la muerte de un líder del entronque popular de Gaitán, la revuelta que se formara trastornara el orden público, impidiendo la reunión de la Conferencia.       

Ahora bien, la asonada fue mucho más que un “bogotazo” de unas cuantas horas; al respecto dice El Tiempo: “En Barrancabermeja se formó una junta revolucionaria que tuvo el poder hasta el 28 de abril. Llamó al pueblo a armarse,…” Valga recordar que Barrancabermeja ya era el centro petrolero desde donde salía el combustible que movía al país y también que, no obstante lo limitadas de las comunicaciones entonces, allí la chusma empezó a agruparse antes de mediodía, lo cual sólo se explica ante un hecho organizado con anticipación.

Autor:
Luis Pinilla Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad