Publicidad
Mar Ago 22 2017
25ºC
Actualizado 06:14 pm
Domingo 29 de Abril de 2012 - 12:01 AM

El desvelo del Senador

Columnista: Manolo Azuero

Cuando hablan de un Senador santandereano, cacique electoral de Cambio Radical y confidente del Ministro Vargas Lleras, es imposible dejar de pensar en la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, CDMB. Hablo de Bernabé Celis, ‘el hombre de los votos’ en Santander. El mismo que tiene la ‘fortuna’ burocrática de contar con su esposa, Elvia Páez, en la dirección de la entidad ambiental mencionada y hoy corre en el Congreso para que su señora no pierda el poder que ostenta. Desvela al Senador el Artículo 7 del nuevo régimen de áreas metropolitanas que coartaría la trascendencia de la CDMB en Bucaramanga.


El proyecto de Ley promovido – paradójicamente – por Vargas Lleras, pretende que las Áreas Metropolitanas ejerzan “en la totalidad del territorio de los municipios que la conforman las competencias de autoridad ambiental”. Es decir, a nivel local, que sea el Área Metropolitana de Bucaramanga AMB,  y no la CDMB, la máxima autoridad ambiental en la ‘Ciudad Bonita’ y los municipios aledaños.


En el último debate, del 24 de abril, el Senador Celis como todo un ‘lord’ presentó impedimento para votar el nuevo régimen de áreas. No podía negar Celis ante la plenaria el conflicto de intereses que generaba la posición de su esposa en la CDMB. Aprobada la solicitud del congresista santandereano, se dio el debate sin conciliación final. Con diligencia se ordenó una reunión – comisión accidental - entre distintos senadores para discutir las discrepancias. Y fue allí donde el desvelo del Senador Celis pudo más que el impedimento ya aprobado.


Bernabé participó de la discusión fuera de plenaria, promovió junto a sus asesores la necesidad de reformar el artículo 7. Defendió Celis argumentos que en resumen, aplicados a lo regional,  resguardan el poder de la CDMB como autoridad ambiental y excluyen al Área Metropolitana de Bucaramanga de asumir tal facultad. Y lo hizo no por buen esposo, que hasta noble sería. En el fondo inquieta al congresista mantener resplandeciente un matrimonio que en la ‘ciudad de los parques’ todos comentan en voz baja. Aquel entre la fuerza política de Bernabé y la abundante burocracia de la Corporación.


No sé, en términos técnicos, qué razones tenga el parlamentario para impugnar el Artículo 7 que le resta poder y presupuesto a la entidad que dirige su esposa. Lo que sé es que sus argumentos se visten de intereses más allá de la técnica. Así lo corrobora el impedimento que él mismo presentó y que terminó olvidando en la reunión posterior al debate. Reunión que lejos de ser informal, se celebró para intentar conciliar las diferencias expuestas en plenaria y acabó nublada por la inaudita e indebida participación del Senador Celis. Testigos son los congresistas participes de aquella discusión – Luis Fernando Duque, Carlos Enrique Soto y José Francisco Herrera entre otros -, que espero no sepan mentirle al país.

Autor:
Manolo Azuero
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (9 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad