Publicidad
Mar Sep 26 2017
20ºC
Actualizado 09:54 am
Domingo 13 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Santander pujante

Columnista: Marc Eichmann

Con una participación del 7.7%, Santander es el cuarto departamento en Colombia en generación de Producto Interno Bruto (PIB), a pesar de que no cuenta ni con las multinacionales antioqueñas, ni las fértiles tierras del Valle del Cauca, ni el gobierno central bogotano. Su PIB anual por habitante de 33 millones de pesos es el segundo de Colombia, solo detrás del PIB petrolero de Casanare; es superior al de Bogotá con 27 millones de pesos y el de Antioquia y Valle con 18 y 17 millones respectivamente.

La participación de Santander en el PIB nacional pasó del 5.7% a principios de este siglo a 7.7% hoy, demostrando que no solo es el departamento más rico del país sino también que su situación está mejorando. Sin embargo, Santander no posee empresas emblemáticas como las de otros departamentos y la reputación que se merece se mantiene en la sombra. Los ramos que han impulsado el desarrollo del aparato productivo santandereano son la manufactura y la construcción, actividades mucho más desarrolladas en el departamento que la agricultura y ganadería, la prestación de servicios, el comercio y la banca.

El desempeño económico ejemplar de Santander se ha logrado muy a pesar de su clase política tradicional. Plagada de escándalos que empiezan desde el Proceso 8000 y la turbia administración del ex alcalde Iván Moreno, hasta el presunto enriquecimiento ilícito que vincularía a familiares del ex alcalde Bohórquez y al lavado de activos ligado al ex gobernador Aguilar dentro del marco de la Ley de Justicia y Paz, no se puede achacar a la clase política haber creado condiciones para el desarrollo de la región.

Es más bien el espíritu empresarial y emprendedor de los santandereanos, a pesar de algunas de sus administraciones públicas, el que ha permitido que su nivel de vida vaya mejorando. Por esa razón suena incomprensible que a pesar de que genera el 7,7% del PIB de la nación, Santander contribuya casi el 15% en el PIB de impuestos de la Nación, impuestos que en gran parte alimentan a la clase política tradicional.

Autor:
Marc Eichmann
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad