Publicidad
Publicidad
Lun 25 de Mayo de 2015
21ºC
Actualizado 09:52 pm
Viernes 25 de Enero de 2013 - 12:01 AM

“… deficiencias que deben ser absolvidas…”

La frase la pronunció el Gobernador de Santander en entrevista al noticiero CM&, emitido el pasado lunes 14 de enero. El texto completo de su exclamación, a propósito de la crisis del sector de la salud, fue del siguiente tenor: “… la demora de las EPS para pagarle a los hospitales, la falta de capacidad sancionatoria que tenemos los gobernadores para exigirles a las EPS que paguen; yo creo que son deficiencias que deben ser absolvidas este año…”.

¡No hay derecho! Uno puede ser del “Gobierno de la gente” o no, puede ser amigo del Gobernador o no, puede ser su simpatizante o no, pero nunca podrá sentirse orgulloso de un mandatario que estropea burdamente el idioma y que nos hace quedar en ridículo ante la opinión pública nacional. Todos los que vieron el noticiero quedaron atónitos ante la embarrada del gobernante, quien, clamando por soluciones efectivas para la salud, pidió porque las deficiencias neurálgicas del sector sean “absolvidas este año”. ¡Qué pena!

Y qué pena con el catedrático Puno Ardila, con “Zaperoco”, Cleóbulo Sabogal y Fernando Ávila, por sólo citar algunos académicos muy preocupados por el buen uso del lenguaje y del idioma. Valdría la pena que los cortesanos de Richard lo inviten a ver la serie del “profesor Súper O”, de Martín de Francisco, para rebajar un poquitico los índices de ignorancia idiomática. Un gobernante mal hablado no puede tener credibilidad en ninguna parte.

Seguramente los áulicos dirán que eso fue un error de forma, un “lapsus” que nada tiene que ver con los serios planteamientos del Gobernador y que el ministro de salud entendió el mensaje. Pero no. Otros dirán que ese gazapo es un problema afín a la falta de lectura y de preparación académica. Incluso, falta de asesoría.

Mientras tanto, seguiremos confiando en el novel gobernante y sus “grandes obras” y en su empeño por hacer las cosas bien. Y él seguramente confiará, como muchos, en que su padre sea “absolvido” por la Corte. La “Cevichica” corrige: absuelto.  
Autor:
Miguel Angel Pedraza
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad