Miércoles 23 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Miguel Angel Pedraza
Patrocinado por:
Viernes 08 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

Un computador para el rector

Autor: Miguel Angel Pedraza

La historia se remonta a la época en que fue rector de las Unidades Tecnológicas de Santander (UTS) el señor Víctor Raúl Castro Neira. Con la plata de la entidad se constituyeron unos certificados de depósito a término en el banco BBVA, recibiendo a cambio la tasa de interés y unos incentivos comerciales como computadores y electrodomésticos. Eso no es ilegal; el problema grave fue que estos equipos se quedaron en manos del Rector y otros sujetos, como si se tratara de regalos personales a costa de los dineros públicos.

Aunque el suceso era un secreto a voces, la cuestión escandalizó cuando la Contraloría Departamental detectó el hallazgo disciplinario y remitió el asunto a la Procuraduría. La semana pasada el

Procurador Regional emitió su fallo en primera instancia, sancionando duramente al exrector y a su director administrativo con destitución e inhabilidad general permanente, o sea el castigo más drástico que pueda recibir un funcionario público.De la mano de la contundencia probatoria, el fallo revela la descarada apropiación de 42 equipos entre televisores, portátiles y demás, los cuales nunca ingresaron al patrimonio de la entidad sino que se volvieron de propiedad del Rector y sus compinches. Esto es, sin duda, el reflejo del abuso de poder, el desprecio por los bienes del Estado y el afán de lucro indebido en desmedro de la comunidad educativa.

Por esas épocas se hablaba mucho de irregularidades administrativas en las Unidades Tecnológicas y el descontento con Castro Neira era generalizado, excepto por su fomento al deporte. Incluso se decía que el Rector se apropiaba hasta del papel higiénico de la entidad, pero creíamos que era un chiste. Pues no. El chiste no era un disparate, a juzgar por la forma como terminó arruinando su vida pública por unos computadores y un celular.

Todavía le queda la apelación como parte del debido proceso disciplinario. Es su derecho. Pero el implacable fallo de primera instancia ya dejó al descubierto la dolosa apropiación y la inmoralidad del acto. Lo dice la Procuraduría. 

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones