Publicidad
Mié Sep 20 2017
21ºC
Actualizado 07:33 am
Viernes 14 de Julio de 2017 - 12:01 AM

La “narcoabuela”

Columnista: Miguel Angel Pedraza

Exótica y pintoresca, por decir lo menos, resultó ser la historia que le sirvió a la señora Carolina Rico, la esposa del ex fiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno, para salvarse hace unos años de los cargos por narcotráfico después de su captura en el aeropuerto de Bogotá cargando cocaína en su maleta de viaje.

Dijo que fue su abuelita la que le entregó el paquete cuyo contenido ella desconocía y listo, con ese cuento el entonces litigante Moreno logró la revocatoria de la medida de detención y luego obtuvo la absolución de su defendida, entre otras razones porque la abuela nunca pudo comparecer al juicio debido a que falleció. ¡Perfecto!

Como dijo un tuitero: “Los abogados penalistas tienen todo el derecho de inventarse tesis jurídicas para salvar a sus clientes, pero de todas esas tesis, esta de la abuelita narcotraficante es la campeona”. Sin duda.

Lo curioso, pero además grave, es que esta rimbombante propuesta jurídica terminó avalada en su momento por un juez de garantías y también por el juez de conocimiento que absolvió a la procesada, y además por el fiscal del juicio, quien aunque en su alegato final pidió condena contra la señora, en últimas decidió no apelar la sentencia absolutoria. Como extraño, ¿verdad?

Más allá de que hoy por hoy la esposa del ex fiscal está protegida por el principio de la cosa juzgada y por la presunción de inocencia, garantías constitucionales que son inviolables, no deja de causar malestar una historieta judicial de esa naturaleza, en donde queda en evidencia la selectividad con que se manejan ciertos casos y la perversidad de muchas decisiones judiciales, rayanas con la prevaricación y la corrupción.

Imaginen ustedes a todos los capturados con droga en los aeropuertos alegando ante las autoridades la fabulosa tesis del paquete desconocido que me entregó mi abuelita, imagínenlo por un momento. Ese cuento de la “narco abuela” parece un chiste, pero es real, y no queda más sino escandalizarnos, otra vez, ante tantas falencias judiciales y tanto pisoteo a la majestad de la justicia. ¡Lamentable!

Autor:
Miguel Angel Pedraza
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad