Publicidad
Mié Dic 13 2017
22ºC
Actualizado 05:55 pm
Viernes 01 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

La ostentación los delató

Columnista: Miguel Angel Pedraza

Las pruebas contra los implicados en el caso de la iglesia “Manantial de Amor” están en poder de la Fiscalía General y serán presentadas ante los jueces competentes; esas pruebas no están en poder del periódico Vanguardia Liberal ni tampoco en manos del alcalde Rodolfo Hernández.

Fue la Fiscalía la que solicitó la captura de los implicados y un Juez de Garantías el que avaló esas capturas; no fueron ni el periódico ni el actual mandatario los responsables de ese suceso. De por sí la indagación penal llevaba bastante tiempo e incluso se pronosticaba que poco o nada habría de suceder.

Pero sucedió, seguramente por la existencia de eso que llaman “elementos materiales probatorios” y tal vez por la naturaleza de los presuntos delitos imputados. Sin embargo, desde antes ya algo delataba a algunos de los involucrados debido a esa perversa manía de ostentar su riqueza, hacer gala desus viajes, la compra de lujosas propiedades, inversiones comerciales en restaurantes y exhibirse en las redes con costosos atuendos. Bohórquez siempre fue modesto y cauto, pero terminó enredado en esas frivolidades.

Cuánto daño le hicieron a “Lucho” un poco de lagartos que lo acompañaron en su administración y un poco de sanguijuelas que se alimentaron de su burocracia. Cuánto daño le hizo al exmandatario su sobrino Cristian Bautista Bohórquez, quien además de ser su abogado personal era el de las coimas y el de los hilos del gobierno mandando desde afuera. Pero también resultó ser el más pantallero de todos sus alfiles, ostentando sin pudor su malsana fortuna. Un inmaduro con plata y poder, imagínense.

Y cuánto daño le hizo la señora Valentina Mantilla, también cuestionada por su advenediza prosperidad y su poder sin límites dentro de aquella administración. Si esa señora tuviera dignidad, debería renunciar hoy a la gerencia de Neomundo, pues allí quedó impuesta por Bohórquez y ninguna de sus costumbres públicas se acomoda al estilo de la actual gobernanza.

Se pusieron a exhibir su riqueza y sus vanidades y miren, ahí están las consecuencias. ¡Qué vaina!

Autor:
Miguel Angel Pedraza
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad