Viernes 29 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Una mala despedida de año

Columnista: Miguel Angel Pedraza

Dos sucesos oscurecieron el panorama de la ciudad y de la administración municipal a las puertas del fin de año: el caos impactante en el centro y el escándalo de dimensiones insospechadas propiciado por la actuación de un hijo del Alcalde en el frustrado contrato de las basuras.

Por lo primero, muy mal se vio la ciudad en esta época navideña ante la invasión del espacio público, las ventas callejeras, otra vez las sombrillas ambulantes y obvio, el imperio de la informalidad. Era imposible bajar al centro de la ciudad y sus alrededores, quedando en evidencia que esa “pelea” contra los informales hace rato que la perdió esta administración, a pesar de algunas buenas intenciones con eso que llaman “urbanismo táctico”.

Y por lo segundo, ni hablar. Huele feo, muy feo, el tema ese del señor Luis Carlos Hernández involucrado en un escándalo de comisiones por el controvertido contrato de las basuras, pactando indebidamente un lucro millonario personal dentro de un tema de dominio de la Alcaldía y su empresa de aseo. Eso empaña cualquier obra buena del gobierno y la denodada lucha del mandatario contra la corrupción, así los índices de popularidad lo favorezcan ampliamente.

Llámesele como se le quiera llamar: indelicadeza, estupidez, imprudencia, coima o corrupción, lo cierto es que el asunto es de pésima factura y muy mala presentación para el presente y el futuro de la administración municipal. ¡Un mal asunto!, indudablemente.

Y para rematar está el delicado tema de los inmigrantes venezolanos, una “bomba de tiempo” cada vez más preocupante y alarmante, pues la invasión en los parques y en las esquinas es mayúscula sin que se noten las soluciones a corto plazo. Desorden y descontrol que la administración no puede dejar avanzar porque la “bomba” puede explotar como un grave problema de orden público y social.

Toca enderezar el camino y rápido, como lo propuso el columnista Isaí Fuentes, porque no soplan buenos vientos y el año que viene, como año político, no es de mucho optimismo. ¡Amanecerá!

Autor:
Miguel Angel Pedraza
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad